Saltar al contenido principal

Cinco puntos claves para entender las elecciones en Sicilia

4 min
Anuncios

Palermo (Italia) (AFP)

Más de 4,5 millones de sicilianos han sido convocados el domingo a las urnas para elegir gobernador y Asamblea regional de Sicilia, una de las cinco regiones de Italia con estatuto especial.

Unas elecciones que constituyen un ensayo general de las legislativas previstas para 2018.

La formación antisistema Movimiento Cinco Estrellas (M5E) y la coalición de derecha del exjefe de gobierno Silvio Berlusconi encabezan los sondeos, ambas con más del 30% de las intenciones de voto.

"Sicilia, desde que se conformó la República italiana, e incluso antes, siempre ha sido una tierra importante, que hay que gobernar para poder reinar en el resto de la península", explicó a la AFP Marco Angelo Gervasoni, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad LUISS de Roma.

- Sicilia, de derecha -

"Sicilia tradicionalmente vota por la derecha, su electorado es conservador, y si la izquierda ganó en las últimas elecciones, es porque la derecha se presentó dividida, con tres listas", recuerda Gervasoni.

La coalición de derecha Forza Italia, de Silvio Berlusconi; la Liga Norte, de Matteo Salvini; y Fratelli d'Italia, de Giorgia Meloni, suman cerca del 35% de las intenciones de voto.

Una victoria de la derecha en las elecciones regionales reforzaría la creación de una coalición conservadora para las legislativas y despejaría las incógnitas sobre si es conveniente presentarse unidos a los próximos comicios.

- El movimiento antisistema, un reto -

La formación anticasta, a la que se le atribuye aproximadamente el 33% de las intenciones de voto, podría haber crecido aún más, ya que la ley italiana prohíbe la publicación de encuestas 15 días antes de las elecciones.

"El M5E podría arrasar en las elecciones porque tiene una capacidad inmensa de captar nuevos votantes, mientras que la derecha ya alcanzó lo máximo posible", explicó Gervasoni.

"Es un test complicado. La gran incógnita es la participación. En el pasado, la baja participación ha favorecido al M5E", reconoce Alessandro Amadori, vicepresidente del Instituto Piepoli, especializado en sondeos.

La formación antisistema lidera las encuestas desde hace años y amenaza con llevarse por delante a una clase política considerada ineficiente y corrupta y de usar Sicilia como trampolín para conquistar el poder a nivel nacional.

- La izquierda, dividida -

La izquierda paga el precio de sus divisiones internas y tiene pocas posibilidades de ganar. El candidato del Partido Demócrata (PD, en el poder), cuenta con casi el 16% de la intención de voto.

Su competidor también de izquierda con cerca del 14%.

Esa situación es la misma que se registra a nivel nacional, con el PD dividido y distanciado de los sectores más a la izquierda.

Los dos candidatos parecen más dispuestos a batallar entre ellos que a ganar las elecciones.

- El regreso de Berlusconi -

Pese a que han decretado en varias ocasiones su "muerte política" y de estar impedido por la justicia para ejercer cargos públicos, el exjefe de gobierno y magnate de las comunicaciones ha regresado al ruedo de la política, convirtiéndose en personaje decisivo en estas elecciones.

"Berlusconi es un pilar, tiene más vidas que el gato. Cuenta con el apoyo del Partido Popular Europeo y hasta de Angela Merkel. Se presenta como un hombre más sabio que regresa para evitar que Italia caiga en el caos, el caos que generaría una victoria del M5E", asegura el profesor Gervasoni.

- Una ley electoral especial -

Sicilia va a elegir a los 70 miembros de la Asamblea regional y a su gobernador. De estos 70, 62 son elegidos según un sistema proporcional, 7 constituyen el premio a la lista más votada y uno el premio para la segunda con más sufragios.

"Existe una gran posibilidad de que el ganador de las elecciones no obtenga la mayoría de la Asamblea. Si el ganador es el candidato de la derecha, es muy probable que tenga que buscar el apoyo de otros representantes electos", explicó Gervasoni.

Es lo que podría pasar en las elecciones legislativas del próximo año. "Sin un ganador claro, el PD tendría que aliarse con FI para formar un gobierno", estima Gervasoni.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.