Saltar al contenido principal

En medio de denuncias de fraude, Nicaragua celebrará elecciones municipales

Una mujer camina frente a postes con propaganda política en una calle de Managua, el 3 de noviembre de 2017, durante el inicio del silencio electoral previo a los comicios de este domingo.
Una mujer camina frente a postes con propaganda política en una calle de Managua, el 3 de noviembre de 2017, durante el inicio del silencio electoral previo a los comicios de este domingo. Jorge Torres / EFE

Este domingo, 3,8 millones de nicaragüenses están llamados a elegir alcaldes y concejales en 153 distritos del país. Mientras el sandinismo busca fortalecer su dominio, los partidos opositores acusan al oficialismo de maniobras de manipulación.

Anuncios

Este domingo 5 de noviembre, 3,8 millones de nicaragüenses están llamados a participar en las elecciones municipales del país. De acuerdo a la ley electoral de Nicaragua, todos los ciudadanos mayores de 16 años podrán votar para elegir a alcaldes, vicealcaldes y miembros del concejo municipal. En total, nueve fuerzas políticas participarán en esta disputa electoral.

El oficialista Frente Sandinista de Liberación se inscribió bajo la alianza Nicaragua Triunfa, que integran ocho partidos más. Actualmente, el espacio del presidente Daniel Ortega controla actualmente 134 de los 153 distritos.

Eso incluye la alcaldía de la capital, Managua, la principal plaza política del país después de la presidencia de la república, que está bajo el mando sandinista desde hace 16 años. Aún así, la aspiración del oficialismo es incrementar su número de gobiernos locales.

Por su parte, la oposición intentará conservar los 19 distritos que tiene en su poder, los cuales se encuentran en la zona norte, centro y Caribe, y son históricamente contrarios al sandinismo.

En las pasadas elecciones municipales de 2012, el Consejo Supremo Electoral (CSE) dio por ganador al Partido Liberal Independiente (PLI) –hoy devenido en partido Ciudadanos por la Libertad- en trece municipalidades, al partido indígena Yatama en tres, al Partido Liberal Constitucionalista (PLC) en dos, y al Partido Alianza Liberal Nicaragüense en una.

La campaña electoral, que se inició el 21 de septiembre pasado, finalizó la noche del miércoles sin actividades proselitistas de consideración ni recorridos por las calles de Managua o en los diferentes municipios del país.

Según diversos sectores políticos y observadores independientes, la carrera para los comicios municipales fue opaca y estuvo lejos de las concentraciones masivas o ceremonias llamativas de otros años.

En las calles de Nicaragua tampoco se respira un ambiente electoral, como en actos anteriores, y en Managua, la campaña fue casi nula. También hubo una discreta campaña en los medios masivos de comunicación.

La oposición denuncia maniobras de fraude

A lo largo de la campaña e incluso tras el inicio del período de silencio electoral, los partidos de la oposición denunciaron que existe una maniobra entre el ente electoral y el oficialismo para cometer fraude. Las acusaciones incluyen quejas de irregularidades en la acreditación de los fiscales que vigilarán las votaciones y denuncias de arrestos de opositores, entre otras presuntas anomalías.

Los representantes antisandinistas realizaron denuncias hacia el Consejo Supremo Electoral (CSE) por la acreditación de fiscales del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) que se hacen pasar por representantes de pequeños partidos.

Según los opositores, el CSE ha acreditado a fiscales sandinistas como representantes de colectivos minoritarios aprovechando que no tienen capacidad para tener delegados en cada una de las Juntas Receptoras de Votos.

Asimismo, sostienen que el CSE otorgó espacio en las mesas electorales a delegados de colectivos pequeños que fueron cedidos a militantes del partido en el poder, con el objetivo que los sandinistas controlen cada una de las Juntas Receptoras de Votos.

Según el Partido Liberal Constitucionalista (PLC) y Ciudadanos por la Libertad (CxL), ambos opositores, existe una complicidad entre el organismo electoral y el sandinismo para favorecer el fraude electoral.

Asimismo, el PLC denunció este jueves el arresto de al menos 11 presidentes de mesas de Juntas Receptoras de Votos en el municipio de San Dionisio, al norte de Nicaragua, tras protestar de forma violenta en la sede del Consejo Electoral Municipal por supuestas anomalías de cara al proceso electoral.

En la campaña también hubo denuncias de movimientos políticos que catalogan de "farsa" estos comicios y sobre la supuesta inscripción de nombres de muertos y exiliados como candidatos en partidos señalados como aliados del Gobierno.

Los partidos políticos también han exigido que a sus fiscales les entreguen copias legibles de las actas de resultados por cada Junta Receptora de Votos y los resultados se publiquen Junta por Junta.

Además, han denunciado el uso de recursos del Estado para la campaña electoral de los candidatos del FSLN, así como la presencia de propaganda partidaria de los sandinistas en instituciones públicas, escuelas, hospitales y delegaciones policiales.

Una misión de la OEA controlará los comicios

Con la misión de transmitir una imagen de confianza, el presidente nicaragüense Daniel Ortega firmó un acuerdo con la Organización de Estados Americanos (OEA) para que verifiquen y evalúen el desarrollo de la jornada electoral.

El jefe de la misión de la OEA, el uruguayo Wilfredo Penco, aseguró que han recibido denuncias por parte de referentes opositores. “Algunos temas que nos han planteado los partidos políticos se vinculan con la acreditación de fiscales, también con la integración de las Juntas Receptoras de Votos (JRV) y con la entrega de las copias de las actas de escrutinio”, señaló.

Asimismo, agregó que toda la información que procesen de la jornada electoral municipal en Nicaragua “dará lugar a un informe preliminar del que daremos cuenta el próximo martes 7” de noviembre en Managua. “Este informe preliminar finalmente será completado hacia un informe final que será leído en la ciudad de Washington, sede de la OEA, ante el Consejo Permanente de la OEA”, remarcó.

Penco sostuvo que el trabajo de la misión electoral de la OEA, compuesta por 60 miembros y que se instaló hace tres semanas en Nicaragua, se regirá "sobre la base de principios de imparcialidad, de profesionalismo y de objetividad".

Con EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.