Examen pre-universitario desata polémica sobre derechos humanos en Brasil

Anuncios

Brasilia (AFP)

La presidenta de la corte suprema de Brasil denegó el sábado un pedido de anulación de disertaciones violatorias de los derechos humanos en los exámenes de ingreso a la universidad, alegando que "no se combate la intolerancia social con mayor intolerancia estatal".

El recurso había sido presentado por el ministerio de Educación, ante una ofensiva del movimiento Escuela sin Partido, que en su página de Facebook celebró una "victoria contra lo políticamente correcto".

La presidenta del Supremo Tribunal Federal (STF), Carmen Lúcia, emitió su fallo la víspera de la edición 2017 del Examen Nacional de Enseñanza Media (ENEM), que constituye una criba de acceso a las prestigiosas universidades públicas del país.

"No se combate la intolerancia social con mayor intolerancia estatal. Se sensibiliza para los derechos con mayor solidaridad (...), no con mordaza", escribió la magistrada en su despacho.

Este parecer confirma una decisión de un tribunal de segunda instancia que ordenó la semana pasada dejar sin efecto una de las reglas del examen: quien defienda discursos de odio o incite a la violencia por motivos religiosos, raciales, socioeconómicos, etc. puede ser sancionado con una nota "0" en toda la redacción.

Escola Sem Partido apeló ese fallo, por considerar que viola "el derecho a la libre manifestación del pensamiento" de los estudiantes.

El Instituto Nacional de Estudios y Pesquisas Educacionales (Inep), que diseña, aplica y corrige la prueba, alegaba que la modificación de esa norma, que se aplica desde 2013, "permite al alumno violar los derechos humanos en la redacción".

El Ministerio de Educación afirmó en un comunicado que no apelará la decisión.

La Fiscal General de la República, Raquel Dodge, partidaria de mantener la regla, argumentó que la libertad de expresión no puede ser tomada como "garantía absoluta" por encima de los demás derechos fundamentales.

El examen de selección universitaria consiste en una batería de preguntas de opción múltiple sobre diversas disciplinas y una disertación sobre temas específicos.

En los últimos años el Inep dio nota cero en la redacción de miles de alumnos al considerar que violaron los derechos humanos, especialmente en las ediciones cuyos temas eran socialmente más sensibles: 9.942 pruebas recibieron esta calificación en 2015, cuando el asunto fue "La persistencia de la violencia contra la mujer en la sociedad brasileña".

En 2016, cuando la consigna era "Caminos para combatir la intolerancia religiosa en Brasil", fueron anuladas 4.804 redacciones.

El Movimiento Escola Sem Partido, creado en 2004, presentó diversos proyectos de ley para combatir lo que sus dirigentes definen como "adoctrinamiento" escolar. Se inspira en la experiencia del grupo estadounidense Noindoctrination.org.

Sus miembros preconizan la denuncia de educadores que "se entrometen en la formación moral de los alumnos, alegando el objetivo de combatir los prejuicios, la discriminación, la homofobia, el sida, etc".

La polémica se produce en un contexto de fuerte ofensiva conservadora en Brasil.