Netanyahu dice que temores del exprimer ministro libanés deberían alarmar al mundo

Anuncios

Jerusalén (AFP)

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, dijo este sábado que la dimisión del primer ministro libanés, Saad Hariri, y las razones que alegó, deberían dar la "voz de alarma" al mundo sobre las ambiciones de Irán.

Hariri anunció este sábado su dimisión, acusando a Irán de "controlar" Líbano y asegurando que temía por su vida.

"La dimisión del primer ministro libanés Hariri y sus comentarios son un toque de atención para que la comunidad internacional emprenda acciones contra la agresión iraní", afirmó Netanyahu en un comunicado divulgado por su oficina.

Israel asegura que el Hezbolá libanés, aliado de Irán, ha llevado las riendas de Líbano durante mucho tiempo y que trata de extender su influencia en la vecina Siria, donde está aliado con el presidente, Bashar Al Asad, en la guerra civil de ese país.

Irán, afirmó Netanyahu, "está intentando convertir Siria en un Líbano II".

"Esta agresión pone en riesgo no sólo a Israel, sino a todo Oriente Medio", añadió. "La comunidad internacional debe unirse y levantarse contra esta agresión", continuó.

En un discurso televisado desde Arabia Saudita, Hariri acusó a Teherán de "crear un Estado dentro del Estado [...] hasta tener la última palabra en las cuestiones del Líbano".

"Irán ejerce un control en el destino de los países de la región", declaró Hariri. "Hezbolá es el brazo [armado] de Irán no sólo en Líbano, sino también en otros países árabes", denunció.

El ministro de Defensa israelí, Avigdor Lieberman, apuntó que Hariri estaba confirmando lo que Israel llevaba denunciando desde hacía mucho tiempo.

"En la práctica, Líbano ha sido ocupado por Hezbolá y los iraníes", declaró al canal de televisión Reshet TV este sábado.

"Este eje está operando dentro de Líbano, en Siria y está extendiendo su patrocinio en la Franja de Gaza", declaró Lieberman.