Saltar al contenido principal
Venezuela

Nerviosismo en mercados por anuncio de reestructuración de deuda en Venezuela

Fotografía cedida por la oficina de prensa de Miraflores, del presidente venezolano, Nicolás Maduro, durante una reunión de alto gobierno. Caracas 01/11/2017
Fotografía cedida por la oficina de prensa de Miraflores, del presidente venezolano, Nicolás Maduro, durante una reunión de alto gobierno. Caracas 01/11/2017 Prensa Miraflores / EFE
Texto por: Andrea Domínguez
2 min

Tras el anuncio del presidente Maduro de la creación de una comisión para reestructurar la deuda externa, agencias aseguradoras de riesgo rebajan la calificación del país.

Anuncios

Aunque el presidente Nicolás Maduro evitó pronunciar la palabra “default” en sus declaraciones sobre la situación financiera del país el jueves pasado, los mercados reaccionaron con nerviosismo al anuncio del jefe de estado venezolano sobre la creación de una comisión presidencial que estudiará la reestructuración de la deuda externa.

La agencia de calificación Standard and Poor’s rebajó la calificación del país de CCC a CC, al haber interpretado que el Estado venezolano presenta una posibilidad de caer en cesación de pagos en los próximos tres meses. La decisión de esta agencia siguió a la determinación de su homóloga Fitch, que a su vez redujo la calificación de CC a C.

A la cabeza de la comisión negociadora, el vicepresidente, Tareck El Aissami, afirmó que el gobierno buscará sentar "las bases para renegociar los términos de la deuda externa de la República y de PDVSA".

El anuncio de la comisión y el hecho de que estará encabezada por El Aissami no infundió mucho optimismo entre los tenedores de bonos.

El Aissami es uno de los funcionarios sancionados por el gobierno de Estados Unidos, debido a acusaciones de vínculos con el narcotráfico, lo que complicaría cualquier negociación que involucre compañías estadounidenses. Adicionalmente, Venezuela tiene poco margen de acción para renegociar su deuda porque las sanciones impuestas por la administración Trump impiden que los bancos de ese país participen en ese tipo de arreglos.

De ahí se desprende el temor de los mercados de que Maduro recurra a la forma más simple de aliviar los pagos de la deuda: detenerlos de manera unilateral. La cuestión a estas alturas parecería no ser si declarará default o no, sino cuándo y cómo el gobierno de Venezuela tomará esa determinación.

Una situación caótica de default podría producir a una serie de demandas en las cortes internacionales por el control de los activos de la compañía petrolera estatal PDVSA y el embargo de los activos del país en el exterior, perjudicando a la ya deteriorada industria petrolera, responsable de la mayoría de las divisas que ingresan a Venezuela.

Frente a la crisis, el gobierno venezolano acusa a Estados Unidos de una campaña para desestabilizar económicamente al país. “No nos van a asfixiar y jamás nos vamos a rendir”, puntualizó el presidente Maduro cuyo gobierno ya citó a una primera reunión con sus acreedores para el próximo 13 de noviembre en Caracas.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.