Indígenas y campesinos guatemaltecos anuncian protestas contra presidente

Anuncios

Ciudad de Guatemala (AFP)

El Comité de Desarrollo Campesino de Guatemala (CODECA) anunció este lunes dos días de protestas esta semana en diferentes regiones del país para reclamar la renuncia del presidente Jimmy Morales, señalado de corrupción durante la campaña electoral de 2015.

La organización, integrada por dirigentes indígenas, tiene planificado cerrar al menos 18 tramos de carreteras el martes y el miércoles, según dijo a periodistas Nefatlí López, uno de los líderes del CODECA, que ya ha protagonizado varias manifestaciones similares contra Morales.

"Exigimos la renuncia de Jimmy Morales por corrupto y ladrón, además de estar al servicio del crimen organizado y favorecer el saqueo de los recursos del pueblo y del Estado", señaló el activista.

Durante los bloqueos también demandarán una depuración en el Congreso e investigar al alcalde capitalino y expresidente Álvaro Arzú, recientemente involucrado en una trama de desvío de fondos públicos.

Morales, un excomendiante de televisión de 48 años, asumió la presidencia en enero de 2016 tras una campaña marcada por el rechazo popular a los políticos tradicionales debido al escándalo de corrupción en las aduanas que puso fin en 2015 al gobierno de Otto Pérez.

La imagen del mandatario está sin embargo mancillada por no cumplir las expectativas de la ciudadanía de eliminar las mafias incrustadas en el aparato estatal.

El gobernante tampoco ha superado la crisis abierta en agosto, cuando la fiscalía y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), adscrita a la ONU, pidieron investigarlo por supuesto financiamiento electoral ilícito cuando fungió como candidato presidencial y secretario general del partido derechista FCN-Nación.

Morales intentó expulsar al jefe de la Cicig, el exmagistrado colombiano Iván Velásquez, provocando un terremoto político y social al atacar a una de las personalidades públicas que goza de la simpatía entre varios sectores por liderar una inédita lucha contra la corrupción.

El Congreso ha votado dos veces para retirarle la inmunidad y permitir así el inicio de la investigación, pero no se han logrado los 105 votos necesarios para quitarle el blindaje.