La producción en serie amenaza en Irak el arte de las alfombras

Anuncios

Al-Hamza (Irak) (AFP)

Al pie de la mezquita del imán Hamza, en la región de la antigua Babilonia en el centro de Irak, el mercado de las alfombras, otrora bullicioso, parece sedado.

El único visitante que recibe en su negocio Hamad al Soltani es un jefe de tribu.

Por nada en el mundo el jeque Hazem al Hiyali reemplazaría las alfombras tradicionales sobre las que sus huéspedes se sientan por alfombras importadas.

Las importadas, que inundaron el país en los últimos años, son mucho más baratas que las tejidas en Irak, pero también de una calidad mucho peor, señala.

El jeque Al Hiyali dice que ni por un segundo podría imaginar su "diwan", el salón tradicional en Medio Oriente, sin las largas alfombras rectangulares adornadas con motivos geométricos, multicolores o tejidas con lana natural en un degradado de beige y marrón.

"Es por la belleza de estas alfombras que se puede juzgar un salón", afirma a la AFP tocando, con sus manos ornadas de imponentes anillos con piedras preciosas, las alfombras que recubren los muros y el suelo del local.

- Madres y abuelas -

"Nuestras madres y abuelas tejían en casa", recuerda. También tejían aperos para los camellos. Piezas que ya casi no se venden, o que son objeto de decoración, explica a la AFP Soltani, de 32 años, que heredó el negocio de su padre.

Sobre los aperos, alfombras y otros objetos de lana, Mehdi Saheb, de 70 años y de los cuales 50 los trabajó en el sector, puede hablar durante horas, utilizando las palabras de antes, las que los jóvenes ya no conocen, heredadas de la época otomana y utilizadas para designar colores y la forma que se le da a la lana en esta zona agrícola donde la cría de ganado es una actividad importante.

"Antes, los extranjeros nos pasaban encargos", recuerda Soltani. Saudíes, kuwaitíes y europeos venían hasta aquí para comprar alfombras, cuentan los diferentes vendedores del mercado.

"Antes" se refiere a antes de la invasión de las tropas de Estados Unidos en 2003. Una época en que "cada día una veintena de grupos de turistas venían a visitar los sitios" de Babilonia, Borsippa y los otros tesoros de la antigua Mesopotamia, recuerda Falah al Jabbaui, exfuncionario de antiguedades de Irak.

Esas maravillas del patrimonio iraquí ya no reciben turistas, ahuyentados por años de inestabilidad y conflicto.

"Ahora sólo hay iraquíes", lamenta Saheb, que toda su vida bordó motivos heredados de las diferentes civilizaciones que se sucedieron en la región.

- Símbolos milenarios -

Círculos, cuadrados, animales o flores: esos símbolos son de la época de Babilonia y luego de la dominación asiria, otros representan la estrella de David o cruces, hay también los llamados islámicos, utilizados en mezquitas.

En las casas, muchas familias conservaron alfombras heredadas de sus padres, los responsables del Estado tienen todos una sala de recepción adornada con alfombras tradicionales y los hoteles de lujo también perpetúan la tradición.

Pero ahora en el mercado, los modelos que vienen a comprar las madres de familia son las alfombras industriales importadas de Siria, Irán y Turquía.

Cuestan menos de la mitad que los modelos tradicionales iraquíes, y poco a poco invadieron todos los locales, asegura Soltani. Las mujeres compran regularmente nuevas alfombras y tiran las viejas, agrega. Antes "se podía comprar una alfombra y luego revenderla o cambiarla para llevarse otra", afirma. En su negocio tiene alfombras de más de medio siglo recuperadas en las familias.

Por unos veinte dólares acepta hoy cederlas. Hace unos años podría haber obtenido 100 dólares.

Sin apoyo del Estado, sólo un puñado de familias sobreviven con esta artesanía con menos de un centenar de dólares por mes. Hace unos años eran entre 30 y 40 familias.