Protestas a favor y en contra de filósofa Judith Butler en Sao Paulo

Anuncios

Sao Paulo (AFP)

La participación de la filósofa estadounidense Judith Butler en un coloquio en Sao Paulo congregó este miércoles a partidarios y adversarios de esta referente mundial de la teoría de género.

Una cincuentena de personas se agolpaban tras una pancarta en la que se leía: "No a la ideología de género", mientras por megafonía se entonaban cánticos como "Fora Butler" o tomaban la palabra oradores que afirmaban que "tras la ideología de género está la pedofilia o la zoofilia".

Algunos agitaban un muñeco con forma de bruja y la cara de la filósofa o carteles que afirmaban que "La ideología de género provoca enfermedades mentales y suicidios".

"Vine para proteger a la familia, tengo nietos. Conozco el trabajo de Butler y no me gusta, quiere acabar con la moral cristiana de la familia. Corromper a la mujer, la familia, la sociedad", afirmó Anita Tanaka, una jubilada de 70 años.

Del otro lado de la entrada del vanguardista Sesc Pompeia, sede de la conferencia, un centenar de personas replicaban con carteles que sostenían: "Vergonzosa es la ignorancia, obscena es la violencia, inmoral la intolerancia".

"Hay una ola conservadora no solo en Brasil, sino en el mundo y hay que levantarse para no repetir viejos periodos históricos", dijo Luis Nogueira, un desempleado de 31 años, que portaba una bandera antifascista.

Con bastante presencia policial desde el inicio de la concentración, los dos grupos se hallaban separados por una cinta y a distancia.

Los conservadores reunieron más de 366.000 firmas en la plataforma digital CitizenGo para pedir la cancelación de las conferencias de la filósofa.

Esta es la segunda visita de Butler a Brasil. La primera, en 2015, apenas trascendió del mundo académico.

Pese a la repercusión de sus investigaciones sobre la teoría de género, ninguna de las ponencias de la filósofa en Sao Paulo, el martes y el miércoles, tratarán sobre el tema, sino que estarán enfocadas en asuntos relacionados con la democracia y con su crítica al sionismo.

Esta es la última polémica sobre las libertades que agita a Brasil en recientes semanas, después de que una obra de teatro en la que Jesucristo era representado como una transexual fuera prohibida por orden judicial o que una exposición que reflexionaba sobre diversidad sexual acabara clausurada.