Sin rival de peso, el alcalde de Nueva York está a un paso de la reelección

Anuncios

Nueva York (AFP)

Aunque no es una figura que desate pasiones entre los neoyorquinos, el alcalde anti-Trump, Bill de Blasio, tiene todas las posibilidades de ser reelegido este martes por cuatro años.

Con 8,5 millones de habitantes, un presupuesto anual de 85.000 millones de dólares y 295.000 funcionarios bajo su égida, comúnmente se dice que el alcalde de la mayor ciudad de EEUU tiene "el segundo puesto más difícil del país", después del de presidente.

En este feudo anti-Trump que es Nueva York, algunos esperaban una candidatura de Hillary Clinton que, pese a su derrota frente al magnate inmobiliario, cosechó un 80% de los votos de Nueva York en la elección presidencial. O del fiscal federal Preet Bharara, despedido por Trump en marzo.

Pero ningún oponente de peso quiso bajar al ruedo para enfrentarse a De Blasio, de 56 años, primer alcalde demócrata de Nueva York desde 1993, favorito para dirigir por cuatro años más la capital financiera de EEUU y que está muy por delante de sus dos principales rivales: la legisladora estatal Nicole Malliotakis, de 36 años, republicana, y el expolicía Bo Dietl, con un talento cómico notable pero un programa casi inexistente.

El último sondeo de Quinnipiac University, publicado a inicios de octubre, otorgó un 61% de los votos a De Blasio, contra el 17% para Malliotakis y el 8% para Dietl. Una brecha difícil de colmar, ya que el atentado de Manhattan el martes pasado colocó al alcalde frente a las cámaras del mundo entero.

Sin embargo, todos los observadores coinciden en que este italo-estadounidense de 1,97 metros de estatura, exconcejal de Brooklyn -donde aún va al gimnasio cada día- no tiene el carisma de su predecesor, el empresario multimillonario Michael Bloomberg, que ostenta el récord de 12 años al frente de la ciudad.

- Lejos de Wall Street -

"De Blasio no es malo, generalmente hace lo que debe hacerse", dice Kenneth P. Jackson, especialista en historia de Nueva York en la Universidad de Columbia. Pero "Bloomberg colocó el listón muy alto" y De Blasio "no pudo convencer a la élite financiera de la ciudad de que tomaba en serio sus intereses".

De Blasio está realmente a la izquierda, más cerca de un detractor de Wall Street como Bernie Sanders que de Clinton, aunque dirigió la campaña de Hillary al Senado en el año 2000.

En una ciudad donde hasta los perros visten abrigos de cachemira, se autoflagela por el alza del número de residentes sin hogar y defiende "un impuesto para los millonarios", sobre todo para modernizar un metro cada vez más arcaico.

"Antes de mi llegada a la alcaldía, se tomaron muchas medidas para ayudar a un pequeño número de neoyorquinos, más que responder a las necesidades de la mayoría", dijo el sábado en una entrevista.

Pero sus detractores reconocen que el alcalde mantuvo su principal promesa de 2013: abrir las escuelas públicas de la ciudad a los niños a partir de los tres años, una pequeña revolución en EEUU, donde esto no es posible hasta los cinco.

Y contra todo pronóstico consiguió bajar la criminalidad, como sus predecesores Bloomberg y Rudy Giuliani, ambos republicanos, con solo 242 asesinatos este año, un mínimo récord.

Pero Malliotakis y sus oponentes denuncian una gestión dispendiosa que hace peligrar el equilibrio financiero de la ciudad, con la contratación de miles de empleados municipales adicionales.

- Rivales votaron por Trump -

Las críticas han hecho que De Blasio no sea el preferido de los electores blancos, que son un 33% de los neoyorquinos (frente a un 28% de hispanos, un 23% de negros y un 12,5% de asiáticos).

"En general, voto demócrata, pero esta vez votaré a Malliotakis", explica Charlie Kasper, residente de Brooklyn que trabaja como portero en Manhattan. "Ella no puede ganar, pero es un voto de protesta". Como muchos, Kasper anticipa una baja votación el martes, en que las oficinas de voto funcionarán de 6h a 21h locales.

Kasper reconoce al menos que De Blasio dispone de una ventaja considerable: sus dos principales adversarios votaron por Trump, mientras el alcalde se tornó en el defensor de todos los neoyorquinos que se sienten amenazados por la Casa Blanca, con los inmigrantes a la cabeza.

Su fuerte defensa de los inmigrantes "es aún muy popular en Nueva York, en esta ciudad no hay que arrojar cenizas al fuego sobre este tema", subrayó Kenneth Jackson.

Además de la alcaldía de Nueva York, otros dos puestos de gobernadores estarán en juego el martes en EEUU.

En Nueva Jersey, se anticipa que el demócrata Phil Murphy sucederá al republicano Chris Christie, un aliado de Trump con una impopularidad récord. Pero, en Virginia, el republicano Ed Gillespie y el vicegobernador demócrata Ralph Northam están muy igualados.