Guatemaltecos insisten en bloqueos para exigir renuncia de presidente

Anuncios

Ciudad de Guatemala (AFP)

Cientos de indígenas y campesinos guatemaltecos bloquearon este miércoles por segundo día consecutivo varios tramos carreteros en diferentes regiones del país para exigir la renuncia del presidente Jimmy Morales, vinculado a una trama de corrupción en la campaña de 2015.

Los manifestantes del Comité de Desarrollo Campesino (CODECA) volvieron a cerrar carreteras, al igual que en las protestas del martes con las que también buscan la depuración en el Congreso.

La policía de carreteras, Provial, señaló en un comunicado que los activistas del CODECA, integrada por grupos de indígenas y campesinos, cerraron el paso en 14 lugares importantes en la mayoría de las regiones del país.

Además, integrantes del CODECA y otras organizaciones campesinas e indígenas marcharon en el centro histórico de la capital para demandar el cese de la corrupción.

"Los males que soportamos los pueblos y sectores populares de Guatemala tienen raíces mucho más profundas que la actual y perversa corrupción generalizada que destruye y mata día a día nuestro pueblo", señaló un pronunciamiento del CODECA.

La marcha salió de la sede de la municipalidad de la Ciudad de Guatemala y concluirá frente al edificio del Congreso, casi a un km de distancia, donde exigirán la renuncia de los diputados, a quienes acusan de proteger y blindar al mandatario.

Los inconformes también piden que se investigue al alcalde capitalino y expresidente Álvaro Arzú (1996-2000), recientemente involucrado en una trama de desvío de fondos públicos en la comuna.

Morales, un excomendiante de televisión de 48 años, asumió la presidencia en enero de 2016 tras una campaña marcada por el rechazo popular a los políticos tradicionales debido al escándalo de corrupción en las aduanas que puso fin en 2015 al gobierno de Otto Pérez.

La imagen del mandatario está sin embargo mancillada por no cumplir las expectativas de la ciudadanía de eliminar mafias en el aparato estatal.

El gobernante tampoco ha superado la crisis abierta en agosto, cuando la fiscalía y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), adscrita a la ONU, pidieron retirar sus fueros para investigarlo por supuesto financiamiento electoral ilícito cuando fungió como candidato presidencial y secretario general del partido derechista FCN-Nación en 2015.

El Congreso ha votado dos veces para retirarle la inmunidad y permitir así el inicio de la investigación, pero no se han logrado los 105 votos necesarios.