Saltar al contenido principal

Mattis prepara en Bruselas el post-EI y obtiene refuerzos para Afganistán

Anuncios

Bruselas (AFP)

El jefe del Pentágono, Jim Mattis, inicia este miércoles en Bruselas dos días de consultas sobre temas candentes -Siria, Afganistán, Corea del Norte o Rusia- con sus aliados de la OTAN y asistirá a una reunión de la coalición anti-EI.

La visita coincide con la larga gira por Asia del presidente estadounidense, Donald Trump, en un contexto de fuertes tensiones con Corea del Norte por sus disparos de misiles y ensayos nucleares.

La "amenaza mundial" que constituye el régimen de Kim Jong Un centrará la cena que congrega a Mattis y a sus 28 homólogos de la Alianza Atlántica, el miércoles por la noche en la sede de la organización en Bruselas.

"Todos los aliados coinciden en que hay que presionar sobre Corea del Norte por su imprudente comportamiento" subrayó este miércoles el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg.

También está en el menú Rusia, país con el que se han enfriado las relaciones por la crisis ucraniana y el conflicto en Siria, además de las acusaciones contra Moscú de haber interferido en la campaña presidencial en EEUU.

Por otro lado, los ministros de Defensa de la OTAN anunciarán un refuerzo de su misión en Afganistán, "Resolute Support", en señal de apoyo a la "nueva estrategia" en este país anunciada por Trump el pasado verano boreal.

- 16.000 soldados en Afganistan -

La misión de asesoría y asistencia al Ejército afgano cuenta actualmente con unos 13.000 soldados y pasará "a 16.000 el próximo año", según Stoltenberg. EEUU aportará unos 2.800 efectivos y sus aliados en torno a 700, según fuentes diplomáticas consultadas por la AFP.

EEUU -que ya ha enviado a cientos de soldados de fuerzas especiales que combaten al lado de las tropas afganas- pedía a la OTAN el despliegue de "unos 1.000" soldados suplementarios, para asistir y formar a las fuerzas afganas, pero sin participar en combates.

Tras 16 años de conflicto y pese a centenares de miles de millones de dólares de ayuda para estabilizar a Afganistán, los talibanes siguen multiplicando los ataques contra el ejército y los atentados, incluso en la capital Kabul.

El nuevo enfoque de EEUU, pese a que Trump abogó durante mucho tiempo por una retirada de Afganistán, fue decidido en agosto tras una larga evaluación de la situación en el país, donde los talibanes controlan cerca del 40% del territorio.

Por otro lado, el jueves por la tarde, Jim Mattis se reúne en los locales de la OTAN con unos 60 ministros y representantes de los países que integran la coalición contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI), para hablar de la campaña militar en Irak y Siria.

La caída de Mosul, en Irak, y más recientemente de Raqa, la "capital" del EI, en Siria, abren la vía a consideraciones sobre el "después" del Estado Islámico, según comentó Mattis a la prensa en el avión que lo trajo a Europa.

"Las tres cuartas partes de las preguntas se refieren al después. Ya no es: ¿Vamos a detener y vencer al EI? Ahora nos preguntamos: ¿Qué va a pasar después?", explicó.

- 'En nuestras calles' -

Los occidentales apoyan las negociaciones para hallar un salida a la guerra en Siria, organizadas bajo la égida de la ONU. Paralelamente, Rusia e Irán -que apoyan al régimen de Damasco- llevan a cabo con la oposición conversaciones centradas en temas militares, en Astana. El EI nunca ha sido asociado a estas negociaciones.

"La mayoría del territorio controlado por el EI ha sido liberado" destacó el martes Stoltenberg. "Pero somos conscientes de que ello no pone fin a la lucha contra el EI, porque es una amenaza global (...) Lo vemos en nuestras propias calles, donde el EI organiza e inspira atentados".

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.