Una ministra británica, en el punto de mira por sus reuniones secretas con Israel

Anuncios

Londres (AFP)

La primera ministra británica, Theresa May, convocó este miércoles a su ministra de Desarrollo Internacional por haberse reunido en secreto con dirigentes israelíes, lo que alimentó las especulaciones de otra dimisión en su Gobierno, ya debilitado por un escándalo de acoso sexual.

Priti Patel, que había abandonado Londres el martes para efectuar una gira por África, regresó al Reino Unido a petición de Theresa May, indicaron a la AFP dos fuentes gubernamentales.

Patel pidió disculpas el lunes por haberse reunido 12 veces con dirigentes israelíes, entre ellos el primer ministro, Benjamin Netanyahu, durante sus vacaciones del pasado agosto sin informar al Gobierno.

Ningún otro responsable británico asistió a estas reuniones, donde estuvo la mayor parte del tiempo acompañada de Stuart Polak, el presidente honorario de un grupo de presión pro-Israel, Conservative Friends of Israel.

Según Downing Street, Patel le dijo a May que mencionó la posibilidad de financiar la ayuda humanitaria aportada por el Ejército israelí a heridos sirios en el Golán, del que Londres no reconoce la ocupación parcial por parte de Israel.

Aunque recibió una reprimenda de la jefa del Gobierno, ésta le reiteró su confianza.

Según la agencia de prensa británica Press Association, Priti Patel omitió sin embargo mencionar en su mea culpa otras dos reuniones organizadas en septiembre con el ministro israelí de Seguridad Interior, Gilad Erdan. y el director general del Ministerio de Exteriores, Yuval Rotem.

"No entiendo qué más tiene que hacer para que la echen", declaró un ministro que pidió el anonimato al diario Daily Telegraph.

Si Patel fuera empujada hacia la salida, sería la segunda baja que sufre el Gobierno conservador en una semana. El 1 de noviembre, dimitió el hasta entonces ministro de Defensa, Michael Fallon, acusado en el marco de un escándalo de acoso sexual que sacude a la clase política británica.

Otros dos miembros del Ejecutivo, el viceprimer ministro Damian Green y el secretario de Estado de Comercio Internacional, Mark Garnier, están igualmente acusados.

La marcha de esta ferviente partidaria del Brexit debilitaría a un equipo gubernamental muy dividido sobre el tema, en momentos en que está inmerso en unas negociaciones cruciales con Bruselas sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

El opositor Partido Laborista pidió una investigación sobre lo que calificó de "infracciones graves" al código de conducta ministerial por parte de Priti Patel.