La cantera del Schalke 04, un vivero de campeones para la 'Mannschaft'

Anuncios

Gelsenkirchen (Alemania) (AFP)

"Si todos los chicos que hemos formado aquí se hubieran quedado, tendríamos un equipo interesante", sostiene Norbert Elgert, entrenador de los Sub-19 del Schalke 04. Varios jugadores salidos de su academia disputarán los partidos amistosos de Alemania ante Inglaterra el viernes y Francia el próximo martes.

En la Bundesliga, el Schalke -el club de la ciudad de Gelsenkirchen- no es uno de los grandes. Más bien un secundario que suele alcanzar competiciones europeas en sus mejores temporadas.

Pero puede presumir de haber formado a cuatro campeones del mundo en 2014 en Brasil: Manuel Neuer (Bayern de Múnich), Mesut Ozil (Arsenal), Benedikt Howedes (Juventus) y Julian Draxler (París SG).

Su centro de formación es conocido en Alemania como "la fragua de los mineros", en referencia a la histórica relación de la región con las minas de carbón.

Las últimas joyas salidas de esa fragua son Leroy Sané (21 años, Manchester City), Joel Matip (26 años, Liverpool) y Sead Kolasinac (24 años, Arsenal).

El próximo en emerger podría ser un joven estadounidense de 19 años, Weston McKennie, al que muchos ven como próximo pilar de la selección de las barras y estrellas.

"El talento es importante, pero es sólo el primer paso" hacia el profesionalismo, explica Norbert Elgert a la AFP.

"La potencia atlética y la capacidad de integrarse en un equipo son también importantes y también hay elementos que a menudo pasamos por alto, como el carácter, la personalidad, la voluntad de progresar", añade.

- "Bienvenido a casa" -

Durante la entrevista, llega un mensaje al teléfono de Elgert, que forma a jóvenes talentos desde 1996. Muestra orgulloso el remitente en la pantalla: Ozil, Mesut.

"Lo estudié en una prueba de detección de talentos Sub-17", recuerda. "Es verdad que tenía una técnica formidable, pero sobre todo, tenía una impresionante capacidad para leer el juego. Siempre miraba la posición de sus compañeros y tomaba la decisión correcta".

Ozil pasó a formar parte del primer equipo en 2006, antes de partir dos años después al Werder Bremen por cinco millones de euros. Después llegó al Real Madrid y, de allí, al Arsenal, que pagó por él 47 millones de euros.

Manuel Neuer es otro de sus favoritos. "Conozco a Manu desde que tenía 10 o 12 años, cuando ni siquiera era portero sino jugador de campo (...) Cuando llegó a la Sub-19, comenzamos a darnos cuenta de su ambición. Era el segundo arquero. Otro estaba por delante. Yo le dije: 'Manu, con tu talento sólo depende de ti ser titular'".

Elgert lo tiene claro, si el Schalke hubiera podido mantener a todos los talentos que ha formado, "habríamos podido hacer frente al Bayern de Múnich".

"Cuando se van, duele el corazón", reconoce. "Pero los que se van, como Manu, siempre llevarán una pequeña parte del Schalke consigo mismos", señala Elgert.

"Y cuando vienen a jugar aquí, les recibo con un 'bienvenido a casa'", concluye.