Zimbabue

El ejército interviene en Zimbabue contra los “criminales que rodean” a Mugabe

El presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, hace un gesto en un mitin electoral en la pequeña ciudad de Shamva al noreste de la capital, Harare, el 29 de mayo de 2008.
El presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, hace un gesto en un mitin electoral en la pequeña ciudad de Shamva al noreste de la capital, Harare, el 29 de mayo de 2008. Philimon Bulawayo, Reuters

Las fuerzas militares bloquearon los principales edificios gubernamentales, el parlamento y los tribunales en el centro de la capital Harare. A través de la televisión estatal, aseguraron que el presidente y su esposa están “sanos y salvos”.

Anuncios

Ante los rumores de un presunto golpe de estado contra Robert Mugabe, el general de división de Zimbabue, SB Moyo, jefe de logística del personal, aseguró en un mensaje a través de la televisora estatal tomada por el ejército que “estamos enfocándonos en los criminales que lo rodean, que están cometiendo delitos que están causando sufrimiento social y económico en el país, para llevarlos ante la Justicia”.

En ese sentido, agregó que “tan pronto hayamos cumplido nuestra misión, esperamos que la situación vuelva a la normalidad”.

El ejército de Zimbabwe tomó el poder a primera hora del miércoles, pero aseguró que Mugabe, de 93 años, y su familia estaban “sanos y salvos”. De momento, no está claro el paradero de Mugabe y su esposa, aunque los militares aseguran que “su seguridad está garantizada”.

Asimismo, de acuerdo a una fuente gubernamental citada por Reuters, el ministro de Finanzas, Ignatius Chombo, miembro destacado de la llamada facción 'G40' del gobernante partido ZANU-PF liderado por la esposa de Mugabe, Grace, habría sido detenido por el ejército.

Los movimientos en Harare comenzaron el martes por la noche, cuando soldados se desplegaron por la capital del país y tomaron la emisora estatal. Poco después, tres explosiones sacudieron el centro de la capital de la nación del sur de África, según dijeron testigos a la agencia Reuters.

Además, según indicó una fuente militar a Reuters, en las últimas horas, las fuerzas armadas tomaron el control de un depósito de armas de la policía paramilitar en Harare. “Ahora están a cargo de todos los arsenales, todas las puertas y caminos que conducen dentro o fuera del campo. Arcturus Road (el camino que conduce al lugar) está cerrado y todos los oficiales de la Unidad de Apoyo han sido desarmados”, agregó la mencionada fuente.

Por su parte, Estados Unidos y Gran Bretaña aconsejaron a sus ciudadanos en Harare permanecer en el interior de sus casas debido a la “incertidumbre política”.

En tanto, el opositor Movimiento para el Cambio Democrático de Zimbabue pidió un retorno pacífico a la democracia constitucional, y agregó que espera que la intervención militar conduzca al “establecimiento de un estado nación estable, democrático y progresista”.

El presidente de Sudáfrica asegura que Mugabe está “bien” y en su casa, bajo custodia

En una serie de comunicaciones públicas, el presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, se refirió a la situación de Zimbabue. En ese sentido, contó que dialogó con Robert Mugabe, quien le informó que se encuentra “bien” y confinado en su casa.

Además, en un mensaje televisado, Zuma aseguró que espera que los militares de Zimbabue respeten la Constitución “para que la situación no vaya más allá”.

Asimismo, el mandatario sudafricano, en su condición de presidente de la Comunidad de Desarrollo de África Austral, adelantó que enviará a sus ministros de Defensa y Seguridad para reunirse con Mugabe y el ejército de Zimbabue.

Una escalada de tensión en el pulso entre el líder del Ejército y Mugabe

El despliegue del Ejército ocurrió apenas 24 horas después de que el jefe del Ejército, el general Constantino Chiwenga, amenazara con intervenir para poner fin a la purga de sus aliados en el ZANU-PF, dado que, días atrás, Mugabe había desplazado al vicepresidente Emmerson Mnangagwa, con el presunto objetivo de allanar el camino para nombrar a su esposa como la segunda al mando del Ejecutivo.

Mnangagwa cuenta con el respaldo de los veteranos de guerra de la nación. El presidente de la asociación que nuclea a los excombatientes, Chris Mutsvangwa, elogió al ejército por llevar a cabo “una corrección incruenta del gran abuso de poder”. Los militares devolverán a Zimbabue a una “democracia genuina” y convertirán al país en una “nación modelo moderna”, aseguró en declaraciones a la agencia AP desde Johannesburgo, Sudáfrica.

“Es el final de un capítulo muy doloroso y triste en la historia de una nación joven, en la que un dictador, cuando envejeció, entregó su corte a una pandilla de ladrones que rodeaban a su esposa”, agregó en diálogo con la agencia Reuters.

Por su parte, el secretario general de la asociación de veteranos de guerra de Zimbabue, Víctor Matemadanda, respaldó la intervención militar y pidió el retiro de Mugabe como presidente del país y líder del partido gobernante.

En una conferencia de prensa en Harare, Matemadanda remarcó que el país se ha deslizado hacia un “estado de caos” y sostuvo que el partido ZANU-PF debería crear una comisión para investigar a Mugabe y su decisión de dejar que su esposa insultara a los veteranos y a las fuerzas armadas.

Él dice que el partido gobernante debería establecer una comisión de investigación sobre Mugabe y por qué decidió dejar que su esposa insultara a los veteranos y las fuerzas armadas.

La declaración sin precedentes de Chiwenga representó una gran escalada de la lucha para suceder a Mugabe, el único líder que Zimbabwe conoce desde que obtuvo la independencia de Gran Bretaña en 1980.

Mugabe presidió el martes una reunión semanal del gabinete en la capital, según dijeron las autoridades, y luego el ZANU-PF dijo que respaldaba “la primacía de la política por encima de las armas" y acusó a Chiwenga de “conducta traidora, destinada a incitar la insurrección”.

El día anterior, Chiwenga había dejado en claro la negativa del ejército a aceptar la destitución de Mnangagwa y la presunta incorporación de Grace Mugabe.

La crisis económica, otro eje de conflicto entre Mugabe y los veteranos de guerra

El ascenso de Grace Mugabe la puso en conflicto con los veteranos de guerra de la era de la independencia, que disfrutaron de un estatus privilegiado en Zimbabue hasta los últimos dos años cuando pasaron a estar en el centro de las críticas de Mugabe por el manejo de la economía.

En el último año, la ausencia crónica de dólares ha provocado largas colas fuera de los bancos y un colapso económico y financiero que muchos temen que compita con el colapso de 2007-2008, cuando la inflación superó el 500 mil millones por ciento.

Los bienes importados se están agotando y, según los economistas, en algunas mediciones, la inflación ahora es del 50 por ciento mensual.

Según una serie de documentos de inteligencia a los que accedió la agencia Reuters este año, el vicepresidente desplazado Emmerson Mnangagwa ha estado planeando revitalizar la economía al traer de vuelta a miles de granjeros blancos expulsados ​​de sus tierras hace casi dos décadas y enmendar las relaciones con el Banco Mundial y el FMI.

Con Reuters y AP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24