Alemania

Último intento de Angela Merkel para alcanzar una coalición de gobierno

La canciller alemana Angela Merkel llega a la sede de la Unión Democrata Christiana (CDU) en Berlín, el 17 de noviembre del 2017.
La canciller alemana Angela Merkel llega a la sede de la Unión Democrata Christiana (CDU) en Berlín, el 17 de noviembre del 2017. Alex Schmidt /Reuters

Las negociaciones de la canciller alemana Angela Merkel para formar un gobierno están en un punto muerto. La posibilidad de nuevas elecciones se acerca, aunque beneficiarían al partido de extrema derecha AfD.

Anuncios

Las discusiones que debían llegar a la formación de un gobierno en Alemania fueron interrumpidas el viernes 17 de noviembre después de que las negociaciones fallaran en el propósito de producir un acuerdo entre los tres partidos en la mesa.

Después de los resultados decepcionantes para el partido de Angela Merkel, el CDU y su aliado bávaro CSU, en las últimas elecciones de septiembre, la canciller debe reunir a los liberales del FDP y a los ecologistas si espera mantenerse al frente del país.

Su precedente gobierno estaba constituido de una gran coalición con los socialistas del SPD. Aunque este partido sufrió su peor derrota desde 1933 con un 20.5% de votos en las últimas elecciones, su líder Martin Schulz afirmó que otro compromiso con un gobierno liderado por Angela Merkel es inconcebible.

La creación de una coalición ‘Jamaica’ liderada por Angela Merkel

Angela Merkel se ha visto obligada considerar la opción de una coalición ‘Jamaica’, llamada así porque los colores de los partidos involucrados corresponden a los de la nación del Caribe.

A pesar de los buenos resultados económicos, Merkel está bajo presión política con la llegada al Bundestag, la cámara baja de Alemania, del partido de extrema derecha Alternativa para Alemania (AfD). Una situación que deja pocas opciones de compromiso para la canciller y su partido por miedo de que más ciudadanos se sumen a la AfD.

La AfD con su discurso anti-Merkel, anti-islam y anti-inmigración ha aprovechado de las crecientes tensiones sociales que existen en Alemania desde la flexibilización de la política de acogida de los migrantes, en particular sirios y afganos, iniciada por Angela Merkel en 2015.

Por eso, el tema de la inmigración se encuentra en el centro de las negociaciones entre FDP, CDU/CSU y los Verdes. Los últimos, que ya aceptaron abandonar la fecha límite de 2030 para cerrar las centrales de carbón, exigen la reunificación familiar para los migrantes provenientes de Siria y Afganistán. La unión de Angela Merkel rechaza la idea y preferiría restringir los flujos de inmigración para no dar más argumentos a la AfD.

Por otra parte, los tres partidos tienen diferencias fundamentales con respecto a la política europea del próximo gobierno. Ln común. Los conservadores de Ángela Merkel tienen una posición más flexible mientras que los ecologistas llaman a no negar la mano tendida por el presidente francés, Emmanuel Macron, de renovar a la Unión Europea.

Las tres partes están de acuerdo en respetar las propuestas internacionales del Acuerdo de París por el clima. Sin embargo, tensiones aparecen para la cuestión de cómo el país conseguirá a reducir sus emisiones de CO2 para lograr a sus objetivos nacionales. Los verdes proponen hacer los vehículos diésel menos atractivos y cerrar las 20 centrales térmicas de carbón más sucias del país, lo que preocupa el FDP por las pérdidas de trabajo y el impacto sobre los sectores automotriz y energético.

Martin Schulz: “Alemania no puede esperar. Europa no puede esperar”

Si Angela Merkel no logre a un acuerdo nuevas elecciones serán organizadas. La ausencia de una coalición gubernamental sería histórica para la Alemania post-guerra. Esa perspectiva no satisface a la mayoría porque resultará probablemente en el fin de la carrera política de la canciller y beneficiará a la Alternativa para Alemania, según el periódico alemán Bild.

Si no se encuentra una salida posible para la crisis, un escenario se impone: la activación del artículo 63 de la Constitución. En este caso, el jefe del Estado Frank-Walter Steinmeier deberá proponer un candidato, probablemente Angela Merkel que ganó las últimas elecciones. Si el candidato no establece una mayoría absoluta y no recibe el voto del parlamento, el presidente Steinmeier podría disolver el Bundestag y convocar nuevas elecciones.

El limbo político que está atravesando Alemania preocupa también los dirigentes europeos. Martin Schulz pidió que los partidos solucionen lo que podría desestabilizar a toda la Unión Europea declarando que “Alemania no puede esperar. Europa no puede esperar”.

Con AFP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24