La EMA y la EBA, las agencias afectadas por el Brexit y codiciadas en la UE

Anuncios

Bruselas (AFP)

A causa del Brexit, dos agencias comunitarias con sede en Londres deberán abandonar el país rumbo a otros miembros de la Unión Europea, que se lanzaron a la batalla por acoger estos organismos y los beneficios económicos asociados.

Situadas a varios cientos de metros de distancia, en el barrio de negocios de Canary Wharf en Londres, la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) y la Autoridad Bancaria Europea (EBA), son elementos clave para el buen funcionamiento del mercado único, cada una en su campo.

- EMA: Casi 900 empleados y 30.000 pernoctaciones -

La Agencia Europea de Medicamentos (EMA, por sus siglas en inglés) se encarga desde 1995 de promover la salud pública a través de la evaluación y de la supervisión de los medicamentos de uso humano y animal.

Esta agencia, que cuenta con casi 900 empleados, ayuda en la evaluación de las autorizaciones de venta de medicamentos en el territorio de la UE, cuya competencia corresponde a cada gobierno nacional.

En 2015, recibió unos 36.000 visitantes, entre ellos unos 4.000 de fuera de la UE, que generaron unas 30.000 noches de hotel. La EMA acoge habitualmente reuniones de delegaciones y expertos de los países del bloque.

Su sede en Londres tiene 27.000 metros cuadrados, que incluyen un auditorio para 300 personas.

- EBA: Más de 150 empleados y 9.000 pernoctaciones -

De menor tamaño, la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés) tiene como objetivo "mantener la estabilidad financiera de la UE" y "garantizar la integridad, eficacia y funcionamiento ordenado" del sector bancario.

Esta agencia, creada en 2011, es conocida por las pruebas de estrés a los bancos europeos que lleva a cabo desde el estallido de la crisis financiera.

Un total de 169 personas trabajan allí, según las cifras de 2016, y sus visitantes generan cada año unas 9.000 noches de hotel.

La EBA, cuya sede abarca 2.345 metros cuadrados, organiza numerosas misiones en los países del bloque (700 en 2016), por lo que necesita buenas conexiones aéreas, según el Consejo Europeo.

La agencia dispone de dos centros de datos situados en locales separados, también en el Reino Unido actualmente, y gestionados por proveedores externos.