Saltar al contenido principal

Amnistía Internacional afirma que los rohinyás sufren un "apartheid" en Birmania

Anuncios

Rangún (AFP)

Los rohinyás de Birmania son víctimas de un "apartheid", afirmó el lunes la ONG Amnistía Internacional, que investigó las causas de la violencia que llevó a más de 600.000 miembros de esa minoría musulmana a huir a Bangladés desde finales de agosto.

"La violenta campaña de limpieza étnica de las fuerzas de seguridad en los tres últimos meses no es más que la manifestación extrema de esta política escandalosa", denunció Anna Neistat, directora de investigación de la oenegé, en un informe publicado este martes.

En menos de tres meses, más de la mitad de la población rohinyá en el estado de Rakáin, en el oeste de Birmania, se refugió en el vecino Bangladés para huir de una campaña de represión lanzada por el ejército birmano.

Esa minoría musulmana, en un país de mayoría budista, está "atrapado en un sistema de discriminación respaldado por el Estado, institucionalizado, que se asemeja a un apartheid", escribió Amnistía Internacional.

Dos años de investigación de la organización muestran que las "autoridades restringe casi todos los aspectos de la vida de los rohinyás y los confinan en una vida de gueto", añadió.

"Deben luchar por acceder a cuidados sanitarios y a la educación, e incluso para salir de sus pueblos, en algunas regiones. La situación actual responde a todos los criterios de la definición jurídica del delito de apartheid", aseguró.

Los rohinyás son la mayor población apátrida del mundo desde que se les retiró la nacionalidad birmana en 1982, bajo el régimen militar.

La represión contra ellos aumentó desde 2012, año en el que un episodio de violencia intercomunitaria dejó más de 200 muertos, en su mayoría musulmanes.

Birmania restringe el derecho de los rohinyás a circular libremente por el país. Una norma estipula que los "extranjeros" y "las personas de raza bengalí", un término peyorativo con el que los birmanos designan a los rohinyás, necesitan permisos especiales para desplazarse de una ciudad a otra.

Desde 2012, en amplias zonas de la región, los niños de esa comunidad no tienen derecho de acudir a las escuelas estatales, y los profesores se niegan a menudo a viajar a aéreas de mayoría musulmana.

Para la ONG, hay que abordar las causas profundas para "romper el ciclo de los atentados contra los derechos humanos" y "permitir el regreso de los refugiados rohinyás".

Su regreso está en el centro de unas complicadas negociaciones entre Birmania y Bangladés.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.