Saltar al contenido principal

Amnistía internacional acusa a Myanmar de "apartheid" contra minoría rohingya

Niños rohingya en una aldea rural en el municipio de Buthidaung, estado de Rakhine norte, marzo de 2016
Niños rohingya en una aldea rural en el municipio de Buthidaung, estado de Rakhine norte, marzo de 2016 Amnesty International

La organización Amnistía Internacional ha publicado un informe donde denuncia que el estado de Myanmar desarrolla prácticas de “apharteid” contra la minoría musulmana rohingya.

Anuncios

“Las autoridades de Myanmar mantienen a las mujeres, hombres y niños y niñas rohingyas segregados e intimidados en un sistema deshumanizador de apartheid. Se violan sus derechos a diario y la represión se ha intensificado aún más en los últimos años”, afirmó Anna Neistat, directora general de Investigación de Amnistía Internacional en el último informe sobre Myanmar de la organisación.

A la fecha, más de 600.000 hombres, mujeres y niños han huido de Myanmar al vecino país de Bangladesh. La ONU ha descrito la situación como un ejemplo de "manual de limpieza étnica". Amnistía internacional concluye que las operaciones militares contra esa minoría constituyen crímenes contra la humanidad y pide sanciones.

Amnestía Internacional pide un embargo de armamentos y sanciones

Neistan pidió un embargo de armamentos y sanciones contra los oficiales responsables en Myanmar. Y agregó: “cualquier ayuda internacional dada por la comunidad internacional debe estar condicionada al principio de no discriminación. De otra forma, estamos en riesgo de perpetuar está situación atroz.”

El informe da detalles sobre las violaciones y la discriminación, basada incluso en leyes, que sufre la minoría rohingya del estado de Rakhine, al oeste del país. Una discriminación que para Amnistía lleva décadas y que se intensificó desde 2012, después de oleadas de violencia entre musulmanes y budistas.

La organización también cita que los derechos humanos de los rohingyas han sido sistemáticamente vulnerados especialmente los últimos cinco años. “La libertad de movimiento, el derecho a una nacionalidad, a una asistencia sanitaria, educación, trabajo y alimentación adecuadas han sido violadas de forma rutinaria.”

“Este sistema parece concebido para hacer que la vida de las personas rohingyas sea lo más desesperada y humillante posible. La brutal campaña de limpieza étnica de las fuerzas de seguridad de los últimos tres meses no es más que otra manifestación extrema de esta actitud atroz," contó el informe.
El estado de Rajine, un "prisión al aire libre"

Y sentencia el informe: “Lo que Amnistía Internacional ha descubierto en el estado de Rakhine es un sistema institucionalizado de segregación y discriminación de las comunidades musulmanas”.

La ofensiva militar se dio en respuesta a ataques coordinados del grupo armado "Ejército de Salvación Rohingya" o ARSA contra puestos militares de la armada de Myanmar.

La líder de ese país, Aung San Suu Kyi, anunció sin embargo un posible acuerdo con Bangladesh para retornar a los miles de refugiados. “Esperamos que el tratado se firme rápidamente para empezar el retorno voluntario y seguro de todos los que se fueron más allá de la frontera”.

Myanmar intenta ubicar a los refugiados retornados en pueblos recién construidos, en lugar de las tierras que ocupaban antes del éxodo. Las Naciones Unidas han criticado está medida y aseguran que se estarían creando campos de refugiados permanentes.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.