Líbano

El primer ministro de Líbano anuncia que suspende su dimisión a la espera de consultas

El primer ministro libanés Saad Hariri junto al presidente Michel Aoun. Beirut, el 22 de noviembre de 2017.
El primer ministro libanés Saad Hariri junto al presidente Michel Aoun. Beirut, el 22 de noviembre de 2017. Mohamed Azakir / Reuters

Saad Hariri regresó a Líbano y puso entre paréntesis su dimisión a pedido del presidente Michel Aoun. El primer ministro había presentado su renuncia desde Arabia Saudita, acusando a Irán de injerencia en Líbano.

Anuncios

El primer ministro libanés, Saad Hariri, señaló este miércoles que su dimisión anunciada a principios de noviembre en Riad estaba suspendida a petición del presidente Michel Aoun.

"Hablé de mi renuncia con el presidente de la república que me pidió que esperara antes de presentarla" para "poder realizar otras consultas", dijo Hariri. "Acepté ese pedido", agregó el primer ministro tras entrevistarse con Aoun en Beirut.

Según él, las conversaciones versarán sobre "las motivaciones y el contexto político" de esta dimisión que el pasado 4 de noviembre sorprendió a Líbano y a la comunidad internacional.

Hariri, un protegido de Arabia Saudita, justificó su renuncia por el "control" de Irán y del movimiento chiita Hezbolá, miembro de su gobierno, sobre los asuntos de Líbano y su "injerencia" en los conflictos de la región.

También afirmó que temía por su vida.

De regreso a Beirut el martes por la noche tras tres semanas de ausencia, Hariri dijo esperar que la suspensión de su decisión permitiera "iniciar de manera seria un diálogo responsable (...) que solucionaría las diferencias".

"Aspiro hoy a una verdadera asociación de todas las fuerzas políticas con miras a poner los intereses de Líbano por encima de todos los demás", agregó el primer ministro.

"Estamos abiertos a cualquier diálogo, cualquier discusión en el país", afirmó por su parte el lunes el jefe del Hezbolá, Hasán Nasrala, que pareció adoptar un tono conciliador.

El Hezbolá, un peso pesado de la política libanesa, es el único movimiento que no depuso las armas después de la guerra civil (1975-1990) y su arsenal divide a los libaneses.

La intervención del Hezbolá en la guerra de Siria junto a las tropas del presidente Bashar al Asad enfureció a sus detractores y a Arabia Saudí, que apoyaba a los rebeldes.

Con AFP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24