Cuatro familias de sirios refugiados en Chile piden ir a otro país

Anuncios

Santiago (AFP)

Cuatro familias de refugiados sirios que arribaron a Chile en octubre solicitaron ser reubicados en otro país, luego de que una mujer embarazada fue agredida por un hombre que quería quitarle el velo, confirmaron este viernes autoridades locales.

Las protestas ante la sede de Naciones Unidas en Chile comenzaron el lunes, luego de que un hombre empujó a la mujer para quitarle el velo. Tras el incidente la agredida perdió a su bebé y aunque aún no se pudo comprobar si el incidente provocó un aborto espontáneo, el hecho detonó entre ellos la idea de partir del país sudamericano.

Las cuatro familias, que arribaron a Chile en octubre en un grupo de 66 personas, están atravesando "la etapa más crítica, la más difícil y es por eso muy probablemente que ellos sientan en estos momentos la necesidad de querer retroceder", dijo a periodistas la vocera de Gobierno, Paula Narváez.

El grupo de sirios, en el que hay 32 niños, escapó de la cruenta guerra civil que mantiene asolado a su país.

Provenientes de ciudades como Alepo y Damasco, las familias fueron alojadas en viviendas acondicionadas con muebles en las comunas chilenas de Macul (Santiago) y en Villa Alemana, del vecino puerto de Valparaíso. Los refugiados están dentro de un plan de adaptación que les facilita subsidios, clases de español, entre otros beneficios.

"Este es un programa que dura 24 meses, se están cumpliendo recién los primeros 40 días, se les informó como era Chile y se les informó que ni el programa ni el Estado podían hacerse cargo de la salida del país de estas personas", dijo de su lado a radio ADN, Delfina Lawson, jefa de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) en el país sudamericano.

Para Adolfo Numi, director de la Sociedad de Beneficencia Siria, el problema de estas familias que quieren salir de Chile, a diferencia del resto de los refugiados alojados, es que "no han hecho el esfuerzo necesario para poder integrarse en esta primera etapa".

Narváez aseguró que el gobierno seguirá apoyando a las familias en su proceso de adaptación y confío en que terminen adaptándose a su nuevo hogar tras vivir en Líbano.

En 2008, Chile recibió a 117 palestinos que vivían en Irak. Esa experiencia fue exitosa y esas personas ya se nacionalizaron.

La comunidad siria en Chile está conformada por unas 80.000 personas, mientras que la palestina alcanza las 300.000, siendo la más numerosa fuera de los territorios ocupados.