Temporada mundial de esquí alpino arranca con recuerdo de David Poisson

Anuncios

Los Angeles (AFP)

La muerte del dos veces olímpico francés David Poisson tendrá un gran peso en los corazones y las mentes de los corredores de esquí alpino cuando comiencen su temporada el sábado en Lake Louise, Canadá.

Poisson, un medallista de bronce en descenso en el Campeonato Mundial de 2013, murió luego de perder un esquí, atravesar la red de seguridad y golpear un árbol durante el entrenamiento el 13 de noviembre en la estación de esquí de Nakiska, Canadá.

El francés, de 35 años, viajaba a más de 100 kilómetros por hora cuando perdió el equilibrio en una curva. El complejo Nakiska fue utilizado durante las Olimpiadas de Calgary 1988 y es popular entre muchos equipos para los preparativos antes de los eventos de la Copa del Mundo en las Montañas Rocosas canadienses, que tradicionalmente abre la temporada de velocidad.

Los corredores aún deben probar las condiciones del campo de Lake Louise esta semana debido a la cancelación de los entrenamientos de miércoles y jueves por la lluvia y a temperaturas más cálidas que las normales.

Poisson, quien perdió a su propio padre por cáncer hace poco más de tres semanas, era una figura muy popular en el circuito de la Copa del Mundo, conocido por su apodo de "Caillou", dada su corta complexión muscular.

"Mi corazón está con la familia, amigos y compañeros de equipo de David Poisson. Era un buen hombre, una bestia y un amigo. Lo extrañaré", dijo el esquiador estadounidense Steven Nyman en un tweet.

Poisson hizo su debut en la Copa del Mundo en 2004 a la edad de 20 años, ganando su único podio al terminar tercero en el descenso en Santa Caterina la temporada pasada.

Poisson, padre de un hijo pequeño, participó en los Juegos Olímpicos de Invierno de Vancouver 2010 y Sochi 2014, en los que terminó séptimo y 16º, respectivamente, en el descenso.

La muerte del francés es la duodécima en el circuito profesional, desde que su compatriota Regine Cavagnoud falleció tras chocar a un entrenador alemán en el resort austriaco de Pitzal en 2001.

Las carreras de esquí siguen siendo un deporte cargado de peligros, con lesiones y choques comunes y ningún lugar es más peligroso que la pista "Streif" de Kitzbuehel, una montaña rusa de 3,3 km de largo con una pendiente promedio de 28 grados, donde los esquiadores tienen que lidiar con un salto de 80 metros.

Poisson logró un resultado entre los 10 primeros en Kitzbuehel en tres ocasiones.

Por el contrario, el campo de Lake Louise se considera uno de los descensos más fáciles en el circuito de la Copa del Mundo.

El descenso del sábado irá seguido de una carrera de Super-G el domingo.

- Cercas de aire para protección -

Los oficiales canadienses dicen que han instalado varios kilómetros de redes de seguridad en el campo este año, y la mayoría se extiende desde la puerta de salida hasta la sección Tickety Chutes.

Los diseñadores del curso también han colocado vallas de aire para proteger a los corredores.

Laurel Flessel, la ministra de deportes francesa, también expresó su tristeza y dijo que examinaría cuidadosamente las circunstancias de la tragedia en Nakiska.

El último atleta en morir durante los Juegos Olímpicos también tuvo lugar en una estación de esquí canadiense.

El luger Nodar Kumaritashvili, de Georgia, falleció durante un entrenamiento para los Juegos de Invierno de 2010 cuando perdió el control en una curva cerrada y fue arrojado sobre la pared lateral, golpeando una viga de soporte de acero desprotegido en Whistler, Columbia Británica.