Ucrania

Ucrania: cincos soldados del Ejército muertos por separatistas prorrusia

Mujeres pasan al frente de un tanque en el centro de la ciudad de Luhansk, controlada por los rebeldes separatistas, en Ucrania, el 22 de noviembre.
Mujeres pasan al frente de un tanque en el centro de la ciudad de Luhansk, controlada por los rebeldes separatistas, en Ucrania, el 22 de noviembre. Alexander Ermochenko/ Reuters

La tensión alcanzó un nivel más alto luego de que cinco soldados del Ejército ucranio fueron asesinados por rebeldes separatistas prorrusos, en el este de Ucrania. La Unión Europea busca luchar contra la influencia creciente del Kremlin en la región.

Anuncios

El gobierno ucranio anunció que cinco de sus soldados fueron asesinados el 24 de noviembre durante un estallido de violencia en el este del país. Desde 2014, el país europeo lucha en la región contra separatistas apoyados por Rusia en un conflicto que ha causado la muerte de cerca de 10.000 personas.

Un cese al fuego fue declarado en 2015 pero las violaciones al acuerdo se registran frecuentemente. Según la OSCE, la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, que supervisa el mantenimiento de la paz, las evaluaciones de la semana pasada “registraron más de 9.000 violaciones del cese al fuego, lo que es un 60% más que la semana anterior”.

El presidente de la Unión Europea, Donald Tusk, condenó la “agresión de Rusia” en Ucrania y reiteró la necesidad de luchar contra la injerencia rusa en los asuntos europeos: “juntos debemos ser conscientes de las amenazas que existen dentro de la Unión Europea”, dijo.

El incidente, el peor desde agosto, ocurrió al margen de una cumbre entre líderes europeos y mandatarios de seis países del este del continente: Ucrania, Georgia, Moldavia, Armenia, Azerbaiyán y Bielorrusia.

Una cumbre europea para implementar una asociación con los países del este

La Unión Europea organizó su reunión bianual con algunos expaíses satélites de la Unión Soviética para fortalecer sus vínculos comerciales y diplomáticos, pero sin mencionar al conflicto entre Ucrania y Rusia. La oposición del Kremlin a un acuerdo en 2014 entre Kiev y Bruselas animó los enfrentamientos violentos que ocurrieron en Ucrania.

En 2015, la Unión Europea había condenado con fuerza la anexión de Crimea por el Kremlin mientras que este año los líderes europeos rechazaron hacer cualquiera declaración sobre la influencia creciente de Rusia en la región.

El único mensaje común sobre la situación geopolítica se refiere a “nuevos esfuerzos europeos para promover una resolución pacífica de los conflictos en la región”.

Moscú considera que estos países hacen parte de su esfera de influencia y se ha opuesto a que se acerquen a la Unión Europea. Rusia busca desestabilizar las políticas nacionales de sus expaíses satélites para atraerlos bajo su dominio.

Sin embargo, los líderes europeos llegaron a un acuerdo con Ucrania, Georgia, Moldavia, Armenia, Azerbaiyán y Bielorrusia para ayudarlos a combatir la corrupción, mejorar el estado de derecho y modernizar sus economías. La canciller alemana, Angela Merkel, aseguró que el acuerdo europeo es “muy importante para nuestra propia seguridad”.

Bruselas insistió sobre el aspecto ‘no exclusivo’ del acuerdo de la Asociación Oriental que no implica elegir tener relaciones con Europa o Moscú.

Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea: “no es una cumbre para discutir alguna adhesión”

El asunto de una ampliación de la Unión Europea hacia el este, en particular para Ucrania, fue también dejado al lado durante las discusiones. Bruselas rechazó las presiones de Ucrania y pidió más reformas internas antes de que la idea de una accesión sea considerada. Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, dijo que esta “no es una cumbre para discutir alguna adhesión”.

Países como Moldavia y Ucrania están presionando los líderes europeos para concretizar la posibilidad de afiliación, argumentando que sería la única solución eficaz para alejar las amenazas rusas. Para los dirigentes de estos dos estados, recibir una señal positiva de Bruselas permitiría a las poblaciones resistir al canto de sirena de Moscú y evitar el caso de Bielorrusia que está totalmente en la órbita de Rusia.

Respaldada por los Estados Unidos, la Unión Europa busca construir un anillo exterior de democracias de mercado del Cáucaso al Sahara, pero sin ofrecer afiliación, una estrategia que por el momento ha tenido poco éxito.

Con AFP y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24