Elecciones en Honduras

El presidente de Honduras Juan Orlando Hernández podría prolongar su mandato

El presidente de Honduras y candidato del Partido Nacional Juan Orlando Hernández saluda durante su mitin de cierre de campaña antes de las próximas elecciones presidenciales.
El presidente de Honduras y candidato del Partido Nacional Juan Orlando Hernández saluda durante su mitin de cierre de campaña antes de las próximas elecciones presidenciales. REUTERS / Jorge Cabrera

El actual presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, busca una reelección histórica. Señalado de corrupción y aplaudido por la disminución en la delincuencia, el presidente candidato se juega hoy su estadía en la casa presidencial de Honduras.

Anuncios

Juan Orlando Hernández Alvarado nació en Río Grande, en el departamento de Lempira en Honduras, el 28 de octubre del año 1968. Es abogado de profesión y actualmente se desempeña como el presidente número 55 de su país.

Llegó a la presidencia de Honduras el 27 de enero de 2014 y terminaría su mandato el 27 de enero de 2018, sino es reelegido.

Antes de su llegada al palacio presidencial, se desempeñó como diputado por el departamento de Lempira y lo hizo en dos períodos (1998-2002 y 2002-2006). Posteriormente ocupó el cargo de presidente del parlamento entre los años 2010 y 2014.

Sus cuatro periodos como diputado y el liderazgo en el Congreso lo catapultaron a postularse en las elecciones internas de 2012, en las que su movimiento, el de los Azules Unidos, fue señalado de fraude. Allí iniciaron las acusaciones en su contra, en medio de un caso denunciado por el candidato opositor de esas elecciones, Ricardo Álvarez, por presunta alteración de resultados electorales y compra de votos.

Aunque el reconteo electoral reclamado por el candidato Álvarez confirmó el triunfo de Hernández, la estela de dudas sobre la legitimidad de los comicios y la transparencia de este líder político se dispersó entre los hondureños.

La gestión actual de Hernández que lo llevó nuevamente a ser candidato presidencial

La lucha contra las pandillas y los conflictos internos, los principales causantes de la inseguridad y la violencia en Honduras, han sido el foco principal del presidente hondureño Juan Orlando Hernández, el cual ha logrado disminuir estos índices de una manera significativa.

Según estadísticas del Observatorio de la violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), el primer trimestre de 2017, los homicidios en ese país centroamericano, bajaron un 5.7 % en comparación a el mismo período del año pasado.

A esto se suman las cifras dadas por la policía nacional en la disminución significativa de la violencia. Las autoridades estiman que a final de 2017 la tasa de homicidios baje a 45 por cada 100.000 habitantes, frente a los 60 homicidios por cada 100.000 habitantes del año pasado.

Durante su mandato, a Hernández también le atribuyen la reorganización del sistema penitenciario en su país, debido a los altos índices de hacinamiento y a la corrupción en el interior de los centros carcelarios. Trasladó a más de 2.200 reclusos de prisiones en donde seguían cometiendo actos delictivos a cárceles de máxima seguridad y en algunos casos a celdas aisladas.

La polémica apuesta por la reelección en Honduras

Favorecido por un fallo de la Corte Suprema de Justicia en el 2015, donde cualquier expresidente puede aspirar nuevamente al cargo, Hernández, busca convertirse en el primer mandatario en funciones en ser reelecto desde el año 1980, cuando el país retornó a la democracia después de 20 años de dictaduras militares.

La decisión fue algo que molestó a los principales partidos de oposición y especialmente al exmandatario destituido en 2009, Manuel Zelaya, afirmando que la decisión es ilegal. Ante estos reclamos, el Poder Judicial se mantuvo firme en su posición.

En medio de cuestionamientos por corrupción, el presidente Hernández se lanzó a las elecciones internas de 2016 en busca de la reelección tras una serie de sanciones y amenazas.

Aunque la decisión de la Corte Suprema generó polémica entre los ciudadanos, ni las manifestaciones ni las críticas lograron la nulidad de la medida.

Los puntos principales de la campaña de Orlando Hernández

La criminalidad, la lucha contra el narcotráfico y el fin de la pobreza extrema del país, han sido los tres puntos principales de las promesas de su campaña. Para algunos analistas y críticos de su gobierno, Hernández se presenta con las mismas promesas de campaña de hace cuatro años.

Su plan de gobierno fue descrito, con lo que el Partido Nacional llama, los siete pilares de campaña: innovación en la productividad del país; fácil acceso a los créditos de inversión para las personas naturales; desarrollo cultural; reforma en la salud pública; fortalecimiento de la seguridad y la defensa del país; reforma económica; y fomento de las políticas anticorrupción y transparencia.

Bajo el lema innovar para crecer, el punto principal de su nuevo proyecto de gobierno, el presidente centroamericano busca crear plataformas para realzar el valor del producto interno de Honduras y lograr lo que él llama “un verdadero crecimiento de la producción nacional con unos mercados definidos”.

Hernández, aliado de Estados Unidos

La victoria de Juan Orlando Hernández en el año 2014, fue bien recibida en Washington. Según funcionarios del Departamento de Estado del país norteamericano, que conversaron con la agencia Reuters, Estados Unidos tenía pocos aliados inquebrantables en Centroamérica, ente ellos Honduras, con quien puede trabajar de manera confiable para combatir la pobreza, la migración ilegal y la violencia causada por las pandillas.

En el año 2009, Estados Unidos apoyó de cierta forma la destitución del entonces presidente Manuel Zelaya, luego de que el exmandatario propusiera un referendo sobre la reelección. A pesar de que Hernández fue uno de los propulsores en el año 2015 de esta misma causa, los funcionarios estadounidenses ahora dicen que no están preocupados por la posible reelección del presidente.

Frente a esto, la oposición liderada principalmente por Salvador Nasralla de la llamada coalición “Alianza de Oposición Contra la Dictadura” y Luis Zelaya, candidato por el partido liberal de centroderecha, argumenta que la candidatura presidencial de Hernández es ilegal, y se ha negado a debatir sobre la legislación de la reelección.

Hernández y sus seguidores esperan que hoy se haga historia en su país si es elegido nuevamente como presidente para un período de cuatro años más. Pero todavía hay más retos por delante. Si bien es cierto que los índices de violencia y criminalidad en Honduras han disminuido de manera significativa y las cifras han sido reconocidas por organizaciones internacionales, el país centroamericano es todavía uno de los territorios más inseguros y más desiguales de América Latina.

Con AFP, REUTERS, DPA.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24