Medio ambiente

Bali, en alerta máxima por riesgo de erupción del volcán Agung

La luz de la lava caliente brilla intensamente durante una erupción del monte Agung visto desde Amed en Karangasem, Bali, Indonesia, el 27 de noviembre de 2017.
La luz de la lava caliente brilla intensamente durante una erupción del monte Agung visto desde Amed en Karangasem, Bali, Indonesia, el 27 de noviembre de 2017. Johannes P. Christo / Reuters

Mientras la columna de humo llega a unos 3.000 metros, las autoridades ampliaron la zona de exclusión y anunciaron la evacuación de al menos 100.000 personas. El antecedente del Agung tiene registros catastróficos

Anuncios

El imponente volcán Agung no deja de rugir y la columna de humo y ceniza se hace más grande cada minuto. Pero eso es lo que se ve. Basados en las proyecciones del Centro Nacional de Vulcanología de Indonesia, las autoridades elevaron el nivel de alerta y conminaron a evacuar a unas 100.000 personas de la isla de Bali.

Según los cálculos oficiales, 40.000 personas asentadas cerca al volcán ya fueron evacuadas y se espera que las otras 60.000 salgas de sus viviendas en las próximas horas pues quedaron en el rango de peligro al haber ampliado la zona de exclusión 10 kilómetros más.

“La erupción y los temblores han ocurrido de forma continua. Además, la lava sigue llenando el cráter y cuando rebose comenzará a deslizarse por la ladera. Hay posibilidades de una erupción mayor”, dijo Sutopo Purwo Nugroho, director de información de la Agencia Nacional de Gestión de Desastres, en una rueda de prensa.

Este lunes 27 de noviembre la humareda gris ascendía más de 3.000 metros, según AFP.

El Monte Agung ya había hecho erupción en 1963 y dejó cerca de 1.600 muertos. Por eso las autoridades toman en serio a este gigante.

La actividad del volcán Agung, un golpe al turismo de Indonesia

Por ahora y mientras el éxodo de habitantes sigue, el aeropuerto internacional Ngurah Rai permanece cerrado y se calcula que afecta a más de 400 vuelos provenientes de todo el mundo, lo que podría golpear seriamente al sector turismo.

La isla de Bali es el principal destino turístico de Indonesia. Unos 5,4 millones de visitantes extranjeros visitan ese atractivo cada año, según datos oficiales. Desde inicios de septiembre ya se venía afectando el turismo debido a la recurrencia de temblores volcánicos.

"Estoy realmente preocupado. Quizás iré a algún lugar del sur y creo que será seguro evitar quedar atrapado por la lluvia de cenizas", dijo a Reuters Maria Becker, una turista alemana que se aloja en Amed, a unos 15 km del Agung.

El ministerio de Transporte de Indonesia ya había establecido un protocolo de evacuación para turistas que prevé el uso de transbordadores para trasladar a las personas atrapadas en Bali en autobuses hacia aeropuertos operativos en las islas de Java o Lombok.

Aunque la alerta es máxima en este archipiélago ubicado en el ‘Anillo de Fuego del Pacífico’, las autoridades no estiman que el volcán muestre la fuerza de 1963.

Con AFP y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24