Irak controla el 50% del desierto, pero sigue la batalla contra los yihadistas

Anuncios

Bagdad (AFP)

Las fuerzas iraquíes han "limpiado" la mitad del desierto, de donde han expulsado a los yihadistas, pero deben prepararse para una dura batalla en Wadi Horan, donde hay aún bastiones del grupo Estado Islámico (EI), afirmó este lunes un alto oficial.

"Nuestras unidades han limpiado 50% de la superficie total del desierto de unos 29.000 km2. La primera fase ha terminado y ahora nuestras unidades van a proceder a la limpieza del resto de las zonas desérticas" declaró el lunes a la AFP el general Yehya Rasul, portavoz del Mando Conjunto de Operaciones (JOC).

Entre las zonas que queda por "limpiar" figura la de Wadi Horan, un valle "profundo" que "se une con territorio sirio", agregó Rasul. "La misión es destruir todos los escondites en el desierto y los valles para garantizar la seguridad en la frontera oeste de Irak con Siria", explicó el general.

Según el militar, ello permitirá a los guardias fronterizos iraquíes controlar la frontera. Wadi Horam, el más largo valle de Irak, está en gran parte en manos del EI desde 2014.