Los actores de las negociaciones sirias en Ginebra

Anuncios

Beirut (AFP)

Una nueva ronda de negociaciones sobre Siria empieza este martes en Ginebra, auspiciadas por la ONU, en un contexto en el que el régimen sirio domina en el terreno, multiplicando sus victorias gracias a su aliado ruso.

Estos son los principales actores de esta octava ronda de negociaciones en la ciudad suiza, donde una delegación unificada representará por primera vez a los diferentes grupos de la oposición:

- El régimen -

Desde el inicio de las negociaciones en Ginebra en 2014, el régimen sirio está representado por una delegación de responsables políticos, hoy dirigidos por Bashar Jaafari, el representante permanente de Damasco en la ONU.

El régimen controla actualmente el 55% del país. Gracias al apoyo de la aviación rusa, pudo arrebatar extensos territorios a los rebeldes y a los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI).

En estas condiciones, varios países occidentales que exigían la salida del presidente Bashar al Asad al principio del conflicto se muestran ahora más prudentes.

La delegación del régimen siempre ha rechazado de forma categórica la renuncia de Asad y considera que el futuro del presidente tiene que ser decidido mediante una votación de los sirios.

Siempre ha propuesto un gobierno de "unión", que no pondría en entredicho al régimen.

En Ginebra, sus objetivos se centrarán en una revisión de la Constitución y la organización de elecciones parlamentarias.

Hasta la fecha, las negociaciones con la oposición se han hecho de manera indirecta. El régimen se niega a sentarse en la misma mesa que los disidentes, a los que reprocha su falta de unidad, e incluso califica a algunos de ellos de "terroristas".

El lunes, el régimen no terminó de aclarar si participará en la nueva ronda de negociaciones. "El gobierno no ha confirmado aún su participación en las negociaciones de Ginebra", declaró el emisario de la ONU, Staffan de Mistura, agregando que esperaba su llegada "muy pronto".

- La oposición -

Desde hace casi dos años, la oposición estaba representada en Ginebra por el Alto Comité de Negociaciones (HCN), que reunía principalmente a la Coalición Nacional, primera fuerza de la oposición en el exilio, y a los representantes de los rebeldes armados que controlan ciertas regiones del país.

Creado en diciembre de 2015 en Riad, el HCN siempre ha exigido la salida de Asad antes del inicio de un periodo de transición bajo la dirección de un cuerpo ejecutivo con plenos poderes.

Apoyado por Arabia Saudita y Estados Unidos, el HCN se considera el único representante legítimo de la "revolución" del pueblo sirio.

Otras formaciones de la oposición participan sin embargo en las negociaciones, como el Grupo de El Cairo y el Grupo de Moscú, acusados por el HCN de ser más conciliadores respecto a Asad.

El pasado 22 de noviembre, la oposición se reunió en Riad y creó un comité de 36 miembros que engloba por primera vez todas las tendencias de la oposición.

Este comité está formado por ocho miembros de la Coalición Nacional, cuatro del Grupo de El Cairo, cuatro del Grupo de Moscú y siete representantes de los rebeldes.

Esta delegación de la oposición estará dirigida por Nasr Hariri, con experiencia en las negociaciones de paz.

Esta instancia dice estar dispuesta a llevar a cabo negociaciones directas con el régimen, aunque sigue reclamando la salida de Asad. Una condición que ya hizo que el Grupo de Moscú expresara sus "reservas".

- Staffan de Mistura -

El enviado especial de la ONU es un veterano diplomático cuyo "optimismo crónico" choca de frente desde hace más de tres años con el escollo del conflicto sirio.

Este ítalo-sueco recibió en junio de 2014 la "misión imposible" -en palabras del exsecretario general de Naciones Unidas Ban Ki-moon? de encontrar una solución pacífica al conflicto, que empezó hace seis años.

De Mistura, de 70 años de edad, ha trabajado para la ONU desde hace más de cuatro décadas en numerosas regiones en crisis, como Líbano, Somalia, Sudán, Ruanda y los Balcanes.

Desde 2016, ha conseguido que los representantes del gobierno sirio y la oposición vayan a Ginebra en siete ocasiones.

El diplomático políglota es de armas tomar. En plena batalla de Alepo, la segunda ciudad del país reconquistada íntegramente por el régimen el pasado diciembre, el enviado de la ONU se propuso para viajar a la ciudad en persona con el fin de garantizar a los rebeldes un salvoconducto si aceptaban retirarse de los barrios bajo su control. Los yihadistas rechazaron la propuesta.