Muere en Francia la marquesa de Moratalla, una rica heredera española

Anuncios

Bayona (Francia) (AFP)

La marquesa de Moratalla, cuya fortuna era objeto de una áspera batalla judicial entre sus dos hijos, murió este miércoles a los 87 años en Francia tras una larga enfermedad, anunciaron los abogados de uno de sus hijos en un comunicado.

Soledad Cabeza de Vaca, enferma de Alzheimer, "falleció el miércoles en el Domaine de Coumères, su residencia de Bayona, rodeada de sus familiares cercanos y empleados fieles", reza el texto divulgado por los abogados de su hijo adoptivo, Germán de la Cruz.

La marquesa, viuda del criador de caballos Maurice Labrouche, era dueña de una inmensa fortuna, por la que desde hace años se enfrentan su hijo adoptivo, de origen colombiano, y su hijo biológico, Forester Labrouche.

El padre de la marquesa, Antonio Cabeza de Vaca, pertenecía a la nobleza española y era descendiente lejano de Álvar Núñez Cabeza de Vaca (1488-1559), un conquistador de Texas, México y gobernador del Río de la Plata.

Pero su fortuna, difícil de evaluar con exactitud, provendría de su madre, la inglesa Olga Leighton, quien obtuvo el patrimonio de su primer marido.

La gestión de su fortuna había sido confiada a un abogado suizo, Hugo Frey, de quien tomó el relevo su hijo Markus. Desde hace décadas, los beneficios de esas inversiones financian las actividades de la marquesa, dueña de uno de los establecimientos franceses más importantes de cría de caballos de carreras.