Rusia busca cambiar las entregas de ayuda de la ONU en zonas opositoras en Siria

Anuncios

Naciones Unidas (Estados Unidos) (AFP)

Rusia anunció el miércoles que buscará hacer cambios a la resolución de la ONU que permite entregar ayuda humanitaria en zonas controladas por la oposición en Sira, a través de las fronteras con Turquía y Jordania, pero sin la aprobación de Damasco.

El Consejo de Seguridad votará la renovación de la entrega de ayuda, que vence el 10 de enero, pero está en vigor desde 2014 y fue apoyada por Rusia, gran aliado de Siria.

El embajador ruso Vassily Nebenzia observó ante el Consejo que su país está preocupado porque la ayuda humanitaria está siendo desviada. "Este mecanismo no puede mantenerse como hasta ahora", dijo el diplomático, agregando que eso "socava la soberanía de Siria".

"Hace falta orden en la distribución de asistencia humanitaria para que no caiga en las manos de terroristas y para que no sea revendida al pueblo sirio a precios más altos".

El jefe de ayuda humanitaria de la ONU, Mark Lowcock, indicó al Consejo que la entrega de ayuda a través de las fronteras es "esencial para salvar vidas" y enfatizó que los envíos a zonas controladas por el gobierno "siguen siendo fuertemente restringidas".

En noviembre, el gobierno sirio avaló sólo cuatro convoyes que llevaron ayudas a poco menos de 250.000 personas, mientras que los productos médicos eran constantemente retirados de los camiones en los puntos de control de las fuerzas de Damasco.

En contraste, las ayudas llegaron a 800.000 personas ese mes en las zonas controladas por la oposición en el noreste y sur de Siria, a través los pasos fronterizos con Turquía y Jordania.

"Cada camión es revisado para asegurar que solo contiene suministros humanitarios" y sus entregas son confirmadas por los monitores una vez que llegan a los refugios en Siria, dijo Lowcock.

Suecia y Japón lideran las negociaciones en el Consejo para renovar la resolución que autoriza el ingreso de ayuda humanitaria.

En el séptimo año de guerra, más de 13 millones de personas requieren ayuda humanitaria, cerca de 420.000 viven en zonas sitiadas.