Nueva audiencia para el campesino peruano contra una empresa energética alemana

Anuncios

Berlín (AFP)

Un tribunal alemán decide este jueves si admite la demanda de un campesino peruano contra el gigante energético RWE, gran emisor de gases de efecto invernadero, para que repare los daños causados por el cambio climático en su pueblo de los Andes.

Saúl Luciano Lliuya, un campesino que también ejerce como guía de montaña, sostiene que el grupo alemán tiene que asumir parte del coste de las obras que ha tenido que hacer su localidad, Huaraz, para combatir el calentamiento global.

Esta nueva audiencia de la batalla de "David contra Goliat" se celebrará al mediodía en el mismo tribunal de Hamm, en el norte de Alemania, que a mediados de noviembre pidió a las dos partes que presentarán más argumentos antes de decidir si acepta examinar el fondo del caso.

Un tribunal de primera instancia había rechazado la demanda en 2016, al considerarla "improcedente" e "infundada".

La misma celebración de la vista de apelación de este jueves supone una pequeña victoria para el campesino, respaldado por la ONG alemana Germanwatch, que busca obtener una decisión de "justicia climática mundial", un concepto político que obligaría al Norte contaminante a indemnizar a los países afectados del Sur.

Para Germanwatch, se ha "escrito una página de historia" en el derecho medioambiental al permitir que el caso "entre en la siguiente fase".

"Se ha dejado bastante claro que los grandes emisores como RWE tenían fundamentalmente la obligación de ayudar a las víctimas del cambio climático en los países pobres", afirmó la organización en un comunicado.

El grupo RWE reafirmó, por su parte, que según él, esta demanda "no es admisible" y es "injustificada" porque "no es posible imputar jurídicamente a un emisor particular consecuencias específicas de un cambio climático".

- Un caso ganable -

Saul Luciano Lliuya es un testigo privilegiado del deterioro de los que considera "sus" glaciares andinos y de cómo los grandes bloques de hielo que se desprenden forman nuevas lagunas que amenazan con tragarse Huaraz, la localidad en la que vive.

El campesino decidió entablar su demanda contra RWE en 2015, alegando que el grupo es uno de los principales emisores de gases de efecto invernadero del planeta aunque no tenga ninguna central en Perú.

El demandante reclama 17.000 euros (unos 20.000 dólares) al grupo alemán para financiar parte de las obras para proteger Huaraz, capital de la provincia de Ancash, en el norte de Perú, del riesgo de inundaciones.

También quiere que la compañía alemana le devuelva 6.300 euros, el coste de las obras que pagó para proteger su casa de las inundaciones.

La abogada de Lliuya, Roda Verheyen, cree que su cliente tiene un caso ganable.

"Me gustaría volver a casa a las montañas y decirle a la gente que fui capaz de hacer algo por ellos", dijo Lliuya a la prensa antes de la anterior audiencia.