Trump acaricia una victoria: el Senado votará la reforma fiscal

Anuncios

Washington (AFP)

El presidente estadounidense Donald Trump acaricia una victoria política en el Senado cuya mayoría republicana, pese a eventuales defecciones, se encamina a aprobar a más tardar este viernes.

Analistas estiman que el texto se sancionará con apenas uno o dos votos de diferencia y se espera que la votación se realice en la noche del jueves al viernes.

En los corredores del Capitolio, aún está vivo el drama de hace meses cuando tres senadores republicanos cambiaron de posición a ultima hora y torpedearon la derogación del sistema de salud conocido como Obamacare; una de las principales promesas de Trump.

Esta vez la mayoría republicana se muestra más unida con la filosofía de la reforma tributaria, que contiene fuertes rebajas de impuestos a personas y empresas, y que simplifica las normas y trámites fiscales. La meta es aliviar a la clase media y estimular el crecimiento de la mayor economía del mundo.

No obstante nadie puede asegurar que los 52 senadores republicanos votarán a favor del proyecto.

Varios republicanos se inquietan al ver a compañeros de partido apartarse de la ortodoxia presupuestal que defendían en la era de Barack Obama.

La reforma que será puesta a votación puede aumentar el endeudamiento de Estados Unidos en un billón de dólares en diez años y eso genera resquemores.

Otros miembros del partido negocian su voto a cambio de modificaciones; como por ejemplo ventajas para familias con niños o la obligación de contar con un seguro de salud; uno de los pilares del Obamacare. Incluso, la tasa final de impuesto a las sociedades podría ser de 21 o 22% en vez del 20% pedido por Trump. Actualmente es de 35%.

"Los republicanos tienen el Senado, los republicanos tienen la Cámara de Representantes, los republicanos tienen la Casa Blanca. Eso es muy inusual. Debemos aprovechar esa oportunidad para liberar a nuestra economía", dijo el miércoles Trump en un discurso.

Y, casi en tono de campaña electoral, afirmó: "vamos a ganar, ganar y ganar".

- Primera reforma desde 1986 -

Si el Senado aprueba el texto habrá luego que armonizarlo con el que aprobó hace dos semanas la Cámara de Representantes. Ambos proyectos tienen algunas diferencias.

Los jefes republicanos intiman a sus tropas a no hacer capotar la reforma fiscal por cuestiones de detalle. Les recuerdan que eso puede costarle caro en las elecciones legislativas del año que viene.

El senador republicano Lindsey Graham utilizó esta metáfora: "52 personas queremos comprar un auto. Quizás no todos estemos de acuerdo en el color o en el modelo, pero si no compramos el auto; todos deberemos andar a pie. Y la mayoría de la gente prefiere tener un auto antes que andar a pie".

Unida contra la reforma fiscal, la oposición demócrata alegará que será muy cara y que solo beneficiará a los ricos.

Análisis muestran que todos los niveles de ingresos ganarán poder de compra pero el 5% de los hogares más adinerados serán los más beneficiados.

No obstante hacia 2027, el 50% de los contribuyentes pagaría más impuestos que hoy, según el instituto Tax Policy Center.

La duda es si se impondrá la disciplina entre los republicanos.

"Soy optimista y pienso que la fiscalidad será reformada por primera vez en 31 años", dijo el jefe de los senadores republicanos Mitch McConnell.