Restablecer los controles fronterizos en la isla de Irlanda es inevitable

Anuncios

Londres (AFP)

El restablecimiento de los puestos fronterizos entre la República de Irlanda y la británica Irlanda del Norte parecen inevitables cuando el Reino Unido abandone la Unión Europea, concluyó un comité parlamentario británico este viernes.

El Comité sobre la salida de la UE, un grupo de diputados que escrutina al ministerio del Brexit, dijo que la decisión del gobierno británico de retirarse del mercado único europeo y de la unión aduanera parece imposible de reconciliar con su pretensión de mantener una frontera con Irlanda "sin fricciones", como suele afirmar.

El destino de la frontera entre el sur irlandés y el norte británico se ha convertido en el principal escollo para que las negociaciones avancen a discutir las futuras relaciones comerciales. El tema protagonizará la cumbre europea del 14 y el 15 de diciembre.

Este viernes, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y el primer ministro irlandés, Leo Varadkar, se reunirán en Dublín para abordar el tema.

El gobierno irlandés tampoco quiere una frontera que traería ecos de los peores años del conflicto norirlandés -con militares y policías a ambos lados- y podría perjudicar la economía de la zona fronteriza, cuya mejora en los últimos años es uno de los factores de pacificación en el conflicto entre católicos republicanos y protestantes unionistas.

Pero el comité parlamentario británico estimó que algunas ideas esbozadas por el gobierno británico, como la de instalar tecnología para que los controles fronterizos sean prácticamente invisibles, "no se probaron nunca" y entran en el terreno de la especulación.

"No vemos de qué modo sería posible reconciliar la ausencia de frontera con la política del gobierno de dejar el mercado único y la unión aduanera", añadió.

No todos los miembros del comité apoyaron las conclusiones, de las que se desmarcaron algunos diputados conservadores pro-Brexit, que en la campaña del referéndum de junio de 2016 aseguraban que la salida de la UE no debería tener mayores costes.