Asia Pacifico

El papa Francisco pronunció finalmente la palabra de la discordia: “Rohingyas”

El Papa Francisco se encuentra con un grupo de refugiados “Rohingya” durante una conferencia interreligiosa en la Catedral de Santa María en Daca
El Papa Francisco se encuentra con un grupo de refugiados “Rohingya” durante una conferencia interreligiosa en la Catedral de Santa María en Daca Observatorio Romano/Reuters

El Papa Francisco tuvo una emotiva reunión con refugiados de la minoría musulmana de Myanmar en Bangladesh y usó por primera vez la palabra “Rohingya” en su gira por Asia.

Anuncios

Después de días de especulación finalmente el papa usó el término "rohingya", que había evitado durante esta gira asiática por recomendación de la iglesia local, tras un encuentro con un grupo de esta minoría musulmana.

En italiano y tras haber mantenido un encuentro con 16 miembros de la minoría que procedían de los campos de refugiados en la provincia bangladesí de Cox's Bazar, Francisco dijo: "la presencia de Dios hoy también se llama Rohingya. Que cada uno tenga su respuesta".

La razón por la que el máximo representante de la iglesia católica había evitado mencionar esta palabra era que podía desatar reacciones violentas de algunos extremistas.

Entre los rohingya que viajaron a Daca, capital de Bangladesh se encontraba Sahwat Ara, una niña de 12 años a cuyos padres y hermanos habían sido asesinados el pasado 8 de agosto por el ejército de Myanmar. Ahora vive con su tío Jaffar Ala, de 24 años, que sobrevivió de milagro.

Cerca de 620.000 rohingyas permanecen confinados en campos de refugiados desde que el 25 de agosto el ejército de Myanmar comenzó la ofensiva. En principio la idea era que Francisco fuera a visitarlos a los propios campos, pero por cuestiones diplomáticas, de tiempo y seguridad esto no se pudo hacer.

Estados Unidos también denuncia la violencia contra los rohingyas

Hace algunos dias Human Rights Watch acogió con satisfacción la decisión de los Estados Unidos de declarar la violencia contra este grupo musulmán como una "limpieza étnica". El secretario de Estado, Rex Tillerson, culpó a las fuerzas de seguridad de Myanmar y a los "vigilantes locales" por lo que llamó el "sufrimiento intolerable" de los rohingya. Sin embargo, más allá de la denuncia internacional Estados Unidos no puede llevar a cabo ninguna otra acción.

Naciones Unidas: Las mujeres Rohingya también son víctimas

Recientemente un panel de derechos de las mujeres de las Naciones Unidas, compuesto por 23 expertos independientes, hizo un llamado al gobierno de Myanmar para informar dentro de seis meses sobre violaciones y violencia sexual contra mujeres y niñas Rohingya por parte de las fuerzas de seguridad en el estado de Rakáin.

Uno de sus miembros, Nahla Haidar, dijo a la agencia Reuters que los expertos solicitaron información sobre los batallones que han llevado a cabo las "operaciones de limpieza" en el norteño estado de Rakáin desde el 25 de agosto.

China está del lado de Myanmar

Pese a la presión de los países occidentales sobre el caso de los Rohingya, China ha ofrecido respaldo diplomático a su vecino del sur durante toda la crisis.

Hace unos días el presidente chino, Xi Jinping, se reunió con el máximo General de las fuerzas militares de Myanmar, Min Aung Hlaing, en Beijing. El mandatario aseguró que su país estaba observando de cerca el proceso de paz y que estaba "dispuesto a desempeñar un papel constructivo para la seguridad y la estabilidad en sus áreas fronterizas".

China ayudó a bloquear una resolución sobre esta crisis en el Consejo de Seguridad de la ONU que buscaba investigar los ataques violentos hacia las minorías musulmanas en Myanmar.

De los cerca de 1 millón de rohingyas que viven actualmente en Myanmar casi todos habitan en el estado occidental de Rakáin, uno de los más pobres del país.

Con EFE y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24