Los nacionalistas corsos exigen mayor autonomía tras su victoria electoral

Anuncios

Ajaccio (Francia) (AFP)

Los nacionalistas corsos, que el domingo ganaron la primera vuelta de las elecciones locales, pidieron este lunes la apertura de negociaciones con París para obtener una mayor autonomía de la isla francesa.

La coalición nacionalista Pè a Corsica (Por Córcega), que exige un estatuto de autonomía y el reconocimiento oficial de su lengua, obtuvo un 45,36% de los votos en este sufragio para gobernar en una nueva entidad única que fusionará los dos departamentos actuales de la isla.

El partido local de derecha La Voie de l'Avenir (El camino al futuro) quedó en segundo lugar, con el 14,97% de los votos, por delante del primer partido de oposición de Francia, Los Republicanos (conservadores, 12,77%), y del partido presidencial de Emmanuel Macron, LREM (centro, 11,26%).

La coalición del autonomista Gilles Simeoni y del independentista Jean Guy Talamoni se encamina a una victoria arrasadora en la segunda vuelta de estos comicios del próximo domingo.

"Creo que hoy Córcega está enviando una señal muy fuerte a París y dice con una sola voz ampliamente mayoritaria: queremos paz, queremos democracia, queremos construir una isla emancipada", declaró tras la victoria Gilles Simeoni.

"Para los corsos, Córcega es una nación", dijo por su parte Jean-Guy Talamoni, quien apuntó que el resultado del domingo superó todas las expectativas.

Sin embargo, ambos líderes descartaron que la independencia esté entre sus objetivos inmediatos y rechazaron cualquier comparación con la situación en Cataluña.

"Estamos trabajando por la autonomía de Córcega", dijo Jean-Guy Talamoni a la radio France Inter, quien admitió que "la idea independentista sigue siendo minoritaria" en la isla pero no descartó que esté en el orden del día dentro de "diez a 15 años".

Esta isla mediterránea de 330.000 habitantes tuvo durante décadas una relación difícil con el continente. El movimiento separatista Frente de Liberación Nacional de Córcega (FLNC) libró una campaña de atentados durante casi cuatro décadas contra la infraestructura estatal antes de declarar un cese el fuego en 2014.