Saltar al contenido principal

Finalizó el recuento de actas en Honduras y Hernández lidera la elección presidencial

David Matamoros, presidente del Tribunal Supremo Electoral de Honduras, se dirige a los medios en Tegucigalpa, el 3 de diciembre de 2017.
David Matamoros, presidente del Tribunal Supremo Electoral de Honduras, se dirige a los medios en Tegucigalpa, el 3 de diciembre de 2017. Cortesía TSE Honduras

El Tribunal Supremo Electoral concluyó la revisión de 1.006 actas inconsistentes, pero evitó declarar un ganador porque los partidos aún pueden realizar impugnaciones. El actual mandatario se impone por más de 52 mil votos con ocho actas por cargar.

Anuncios

De acuerdo a los resultados publicados por el TSE en su página web, con el 99,96 por ciento de las mesas escrutadas, el presidente de Honduras y candidato del gobernante Partido Nacional, Juan Orlando Hernández, lidera con el 42,98% de los votos ante el 41,39% de Salvador Nasralla, postulante de la denominada Alianza de Oposición contra la Dictadura.

Esos cómputos parciales dados a conocer este 4 de diciembre muestran una diferencia de 52.347 votos en favor de Hernández, con solo ocho actas por escrutar. No obstante, las autoridades electorales aclararon que se trata de “los resultados del proceso” y advirtió que seguirán trabajando en los siguientes pasos, que incluyen “las impugnaciones que seguramente las habrá”.

El juez presidente del Tribunal Supremo Electoral, David Matamoros, dio por finalizado el escrutinio especial de manera simbólica a las 5 a. m. hora local, cuando aún restaban 20 actas electorales por aparecer en el cómputo final de 18.128 cargadas en el portal oficial de la entidad.

En ese sentido, el letrado aclaró que los resultados registrados en el sitio no implican una declaración formal del nuevo presidente electo de Honduras y advirtió que no habrá ningún veredicto hasta que se terminen de computar los votos de los comicios para diputados y alcaldías municipales, en los cuales también lidera el Partido Nacional.

Además, explicó que los candidatos a cargo de la elección tienen plazo hasta el miércoles para presentar impugnaciones, aunque podría ampliarse debido a la demora en el escrutinio especial que se postergó desde el jueves por falta de acuerdos con el espacio liderado por Nasralla para que participara del proceso.

En su intervención, Matamoros agradeció la participación de los observadores nacionales e internacionales, como los enviados de la Unión Europea (UE) y la Organización de Estados Americanos (OEA), a la vez que recordó que “estas son las elecciones más observadas de la historia de nuestro país”.

“El que debe ganar es el país”, recalcó el magistrado, quien indicó que la jornada de trabajo se reanudará hacia las 2 p. m. hora local.

Matamoros dejó la puerta abierta para las impugnaciones de la oposición

Consultado sobre la posible revisión de 5.179 actas que exige la Alianza de Oposición, en las que según Nasralla quedaría evidenciado el “fraude” electoral, Matamoros explicó que el espacio contrario al gobierno de Hernández “planteó una revisión de actas” y “no una apertura de maletas”, a la vez que aclaró que “no estamos cerrando ninguna puerta”.

Nasralla reclama que es el vencedor de las elecciones y asegura que el Tribunal Supremo Electoral, liderado por Matamoros, está detrás de un plan para manipular el resultado de los comicios en favor del presidente Hernández.

Las sospechas se robustecieron el miércoles, cuando una “caída del sistema” paralizó la carga de información justo cuando Hernández comenzaba a tomar ventaja sobre Nasralla luego de estar hasta cinco puntos abajo.

Manifestaciones “caseras” para vulnerar el toque de queda

La revisión especial de las actas inconsistentes se realizó en medio de un estado de sitio, que entró en vigor el viernes, mediante el cual se suspendieron parte de las garantías constitucionales y, además, se dictó un toque de queda que rige entre las 6 p. m. y las 6 a. m. del día siguiente. Estas medidas otorgaron mayor poder al Ejército y las fuerzas de seguridad para que detengan personas y disuadan manifestaciones.

Pese a estas disposiciones, las protestas en las calles de Tegucigalpa no cesaron. El domingo 3 de noviembre, Nasralla encabezó una concurrida movilización en la que pidió a las fuerzas armadas que se declaren en rebeldía y no hagan cumplir la normativa.

Las imágenes de la televisión también mostraron protestas similares en otras ciudades importantes. Si bien no hubo informes de violencia el domingo, cientos fueron arrestados y al menos tres personas murieron en los últimos días.

En tanto, en la noche del 3 de noviembre, los ciudadanos se las ingeniaron para expresar su malestar pese a no poder manifestarse en las calles. Desde sus viviendas, algunos habitantes de la capital hondureña hicieron sonar bocinas de plástico o de sus vehículos, lanzaron fuegos artificiales y golpearon cacerolas para romper con el silencio del toque de queda.

Con EFE y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.