Saltar al contenido principal

El Tribunal Supremo negó la libertad bajo fianza a Junqueras y tres activistas independentistas catalanes

El por entonces vicepresidente catalán Oriol Junqueras llega a una reunión en el Palau de la Generalitat en Barcelona, el 26 de septiembre de 2017.
El por entonces vicepresidente catalán Oriol Junqueras llega a una reunión en el Palau de la Generalitat en Barcelona, el 26 de septiembre de 2017. Foto de archivo: Jon Nazca, Reuters

El juez Pablo Llarena ordenó que el cesado vicepresidente catalán, el exconsejero Joaquim Form y los líderes de los grupos cívicos separatistas ANC y Ómnium Cultural, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, permanezcan en prisión.

Anuncios

El magistrado consideró que no existe riesgo de fuga debido al importante arraigo de los cuatro dirigentes, pero decidió mantenerlos en prisión porque juzgó un posible riesgo de reiteración delictiva.

En tanto, los otros seis exconsejeros Raül Romeva, Carles Mundó, Dolores Bassa, Meritxell Borrás, Jordi Rull y Josep Turull podrán salir de la cárcel en cuanto paguen la caución, fijada en 100 mil euros.

Todos ellos están acusados de los presuntos delitos de rebelión, sedición y malversación de fondos públicos con relación al proceso independentista impulsado en Cataluña.

En su declaración ante el juez el pasado viernes, Junqueras se negó a responder a las preguntas de la Fiscalía, al igual que el antiguo responsable de Exteriores del Gobierno catalán, Raül Romeva.

Con la decisión del juez, el cesado vicepresidente catalán verá afectado el inicio de su campaña electoral para los comicios regionales del 21 de diciembre, que dará comienzo este 5 de noviembre. Junqueras lidera la lista de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), partido de izquierda independentista.

Por su parte, quienes fueron beneficiados con la libertad bajo fianza deberán declarar semanalmente ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña o ante el juzgado que elijan. Además, a los seis exconsejeros se les retiró el pasaporte y tienen prohibido salir del país, bajo advertencia de que si incumplen estas medidas deberán ingresar en prisión.

Por su parte, en Bruselas, el cesado presidente catalán Carles Puigdemont y otros cuatro exconsejeros se encuentran ante la Justicia belga, que deberá decidir sobre la petición de España para que los cinco dirigentes sean extraditados con el objetivo de ser puestos a disposición de la justicia de ese país por los presuntos delitos de rebelión, sedición y malversación de fondos públicos.

Con EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.