Un cuarto de los militares condenados en EEUU no fue reportado al FBI

Anuncios

Washington (AFP)

Un cuarto de los militares estadounidenses condenados por las Fuerzas Armadas no fue reportado al FBI, lo que les permitió comprar armas de fuego, como ocurrió con el autor de una reciente matanza en Texas, según un informe divulgado el martes por el Pentágono.

En 2015 y 2016, 2.502 militares estadounidenses fueron condenados por delitos diversos, pero las huellas digitales de 601 de ellos, es decir del 24%, no fueron enviadas al fichero central del FBI, indica el informe de la inspección general del departamento de Defensa estadounidense.

La condena y las conclusiones de la investigación no fueron enviadas al FBI, en tanto, en 780 casos, es decir 31% del total, agrega el documento.

A pesar de que los vendedores de armas de fuego están sometidos a normas muy permisivas en Estados Unidos, supuestamente están obligados a verificar los antecedentes judiciales de cualquier potencial comprador consultando el fichero del FBI.

"Que a una ficha le falten las huellas digitales y las conclusiones finales puede tener graves consecuencias, trágicas incluso, como demostró el reciente tiroteo en Texas", destaca el informe.

El mismo hace referencia a la masacre cometida el 5 de noviembre par un exmilitar de la Fuerza Aérea estadounidense, Devin Patrick Kelley, en Texas, donde 25 personas, incluida una mujer embarazada, resultaron muertas.

El exmilitar había sido despedido de la Fuerza Aérea tras ser condenado por un tribunal militar por violencia doméstica contra su mujer y el hijo de ella, pero su expediente no fue enviado al FBI.

"Cualquier falla en la transmisión de los registros de las huellas digitales al FBI puede permitir a alguien comprar un arma cuando no debería poder hacerlo", agrega el informe.

La investigación fue realizada antes de la matanza de Texas, pero desde entonces todos los servicios de las Fuerzas Armadas estadounidenses pasan revista a los antecedentes de condenas para identificar a aquellos que pasaron los filtros de control.

La Fuerza Aérea ha declarado la semana pasada que analiza unos 60.000 expedientes de militares desde 2002. Y ya encontró varias decenas de omisiones.