Saltar al contenido principal

Desbaratan un plan para asesinar a Theresa May y hay un detenido

La primera ministra británica, Theresa May, sale de la residencia del Número de 10 Downing Street en Londres, el 6 de diciembre de 2017.
La primera ministra británica, Theresa May, sale de la residencia del Número de 10 Downing Street en Londres, el 6 de diciembre de 2017. Toby Melville, Reuters

Un hombre de 20 años declaró este 6 de noviembre acusado por un intento de conspirar contra la vida de la primera ministra británica. El implicado planeaba detonar un explosivo con el objetivo de entrar en su oficina de Downing Street.

Anuncios

El apresado fue identificado como Naa’mur Rahman, residente del norte de Londres, y es acusado de prepararse para cometer actos de terrorismo. Por esa razón fue puesto en prisión preventiva después de una breve comparecencia en la Corte de Magistrados de Westminster.

El fiscal Mark Carroll explicó al tribunal que Rahman tenía pensado detonar un artefacto explosivo improvisado en las puertas de Downing Street para acceder a la oficina de May en un intento de matarla.

“El ataque secundario debía llevarse a cabo con un chaleco suicida, un spray de pimienta y un cuchillo”, detalló Carroll.

Al momento de su detención la semana pasada, Rahman portaba dos artefactos explosivos inertes, según el relato del fiscal ante la corte. “Su propósito era atacar, matar y causar explosiones”, remarcó.

Rahman apareció ante el juez con un codemandado, Mohammed Imran, de 21 años, oriundo de Birmingham, quien también está acusado de prepararse para cometer actos de terrorismo. Carroll dijo que Imran es sospechoso de intentar unirse al grupo Estado Islámico en Libia.

Rahman e Imran fueron arrestados el 28 de noviembre en Londres y Birmingham, respectivamente, por el Comando Anti Terrorista de la Policía Metropolitana.

Los dos sospechosos no dieron ninguna indicación en cuanto a su alegato así que fueron declarados inocente en sus nombres. Tampoco existió una solicitud de fianza. Ahora, los hombres comparecerán en la corte penal central Old Bailey de Londres el 20 de diciembre.

El Número 10 de Downing Street es la residencia oficial de los primeros ministros británicos. El edificio está fuertemente custodiado y hay una puerta al final de la calle que impide que cualquier miembro del público se acerque a la vivienda.

Desde las oficinas de Theresa May evitaron referirse al caso, cuyos detalles se conocieron a través de algunos medios británicos y las autoridades de seguridad.

Un antecedente de un ataque de este estilo se dio en 1991, cuando militantes del Ejército Republicano Irlandés (IRA) lanzaron una bomba de mortero contra la residencia. El primer ministro de aquél momento, John Major, se encontraba en el lugar, pero no resultó herido.

Nueve planes terroristas fueron desbaratados desde el atentado al Parlamento británico en marzo

Los detalles de este plan fueron comunicados el 5 de noviembre por el director general de los servicios de contraespionaje británico MI5, Andrew Parker, durante una reunión del Gobierno, en la que informó de que un total de nueve planes terroristas de extremistas fueron frustrados en Reino Unido durante el último año.

El director del MI5 recalcó ante los funcionarios que las derrotas militares sufridas por el autodenominado grupo yihadista Estado Islámico (EI) en Irak y Siria no implican el fin de la amenaza terrorista contra Reino Unido.

El jefe del servicio de espionaje alertó acerca del papel de las redes sociales, que están siendo utilizadas para alentar la comisión de ataques tanto en este país como en otros lugares.

Por su parte, la ministra de Interior, Amber Rudd, dijo el 5 de noviembre al Parlamento que 22 planes islamistas de ataques fueron desactivados desde el asesinato del soldado Lee Rigby en Londres en 2013, en las calles de Londres y a plena luz del día.

La funcionaria explicó, al igual que Parker, que nueve de esos planes frustrados fueron descubiertos tras el atentado ante el Parlamento británico en marzo, en el que murieron cinco personas.

Reino Unido fue blanco de cinco atentados en 2017, los cuales dejaron 36 muertos y más de 200 heridos. Cuatro de ellos fueron reivindicados por la organización Estado Islámico.

Tres autores de estos atentados estaban bajo el radar de las fuerzas de seguridad, según una investigación interna que determinó que las fuerzas de seguridad perdieron varias oportunidades de evitar el atentado contra el pabellón Manchester Arena.

Con Reuters, EFE y AFP

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.