Saad Hariri

Líderes mundiales ratifican su apoyo al primer ministro libanés, Saad Hariri

El presidente francés Emmanuel Macron, la vicepresidenta general de la ONU Amina Mohammed y el primer ministro libanés Saadal- Hariri en la reunión del Grupo de apoyo nternacional a El Líbano en París el 8 de diciembre de 2017.
El presidente francés Emmanuel Macron, la vicepresidenta general de la ONU Amina Mohammed y el primer ministro libanés Saadal- Hariri en la reunión del Grupo de apoyo nternacional a El Líbano en París el 8 de diciembre de 2017. Philippe Wojazer / Reuters

En un claro mensaje a los gobiernos de Arabia Saudita e Irán, el Grupo de Apoyo Internacional a el Líbano (GISL) pidió que se respete el principio de no injerencia este viernes 8 de diciembre en París.

Anuncios

La comunidad internacional reafirmó su compromiso por apoyar la estabilización del Líbano, que enfrenta una crisis geopolítica. El grupo advirtió a Irán y Arabia Saudita contra cualquier injerencia en el país y le recordó al movimiento chiita libanés apoyado por Irán Hezbolá sobre su neutralidad en el legislativo.

La reunión tuvo lugar en París y fue presidida por Emmanuel Macron con la vicesecretaria general de la ONU, Amina Mohammed. Los líderes enviaron un mensaje fuerte para frenar los objetivos desestabilizadores que actúan en la región y ayudar a “revivir” las instituciones libanesas y su economía.

 

 

"El distanciamiento es imprescindible para todos ... ya sea Arabia Saudita, ya sea Irán": Jean-Yves Le Drian, jefe de la diplomacia francesa

En una declaración conjunta el GISL recordó sobre "la necesidad de proteger al Líbano de las crisis que desestabilizan al Medio Oriente (...) en pleno respeto de su soberanía y su integridad ". Igualmente declaró que las Fuerzas Armadas Libanesas son el único ejército legítimo en el Líbano.

El jefe de la diplomacia francesa, Jean-Yves Le Drian, apoyado por su homólogo estadounidense, Rex Tillerson, habló sobre la necesidad de distanciamiento tanto para Arabia Saudita como para Irán, incluyendo el Hezbolá, “por dentro y por fuera”.

Por otra parte, Le Drian anunció que realizará una conferencia en Bruselas para "ayudar al Líbano a cuidar a los numerosos refugiados en su territorio". De igual manera, París celebrará a principios del 2018 una conferencia para apoyar la economía libanesa.

La rivalidad entre Arabia Saudita, con un liderazgo sunita, e Irán, predominantemente chiita, pone en peligro la estabilidad de la región. El grupo libanés Hezbolá, apoyado por Irán, lidera un bloque que domina el gabinete y su brazo armado es más poderoso que el ejército libanés. El Hezbolá hace parte de la coalición de unidad nacional del gobierno bajo el sistema de poder compartido, el cual ayudó a terminar con la guerra civil libanesa de 1975-1990, así el presidente debe ser cristiano, el primer ministro sunita y el parlamentario chiíta.

Con Reuters.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24