Europa

Los socialdemócratas respaldan abrir conversaciones con los conservadores de Merkel en Alemania

Martin Schulz, líder del SPD, saluda después de haber sido reelegido como cabeza de la formación. 7 de diciembre 2017
Martin Schulz, líder del SPD, saluda después de haber sido reelegido como cabeza de la formación. 7 de diciembre 2017 Fabrizio Bensch / Reuters

Alemania continúa en un limbo político diez semanas después de unos comicios en donde la canciller fue reelegida sin mayoría absoluta. Martin Schulz, líder del SPD, consigió el apoyo de su partido para negociar con Merkel.

Anuncios

Alemania quiere mantenerse como un ejemplo de estabilidad entre los 28 estados miembros de la Unión Europea y por eso la canciller Angela Merkel quiere agotar todas las opciones antes de celebrar nuevos comicios. Este jueves consiguió el apoyo de los socialdemócratas para jugar la que parece ser la última carta que le queda.

La formación liderada por Martin Schulz acordó respaldar unas negociaciones con los conservadores del CDU de Merkel. Son unas conversaciones que podrían llevar a que se forme un gobierno de minoría o a revalidar la coalición de la legislatura pasada.

"No queremos gobernar a cualquier precio. Pero tampoco debemos no querer gobernar a cualquier precio", dijo Schulz en el primer día del congreso de su partido. Apelando a unos “Estados Unidos de Europa”, el expresidente del Parlamento Europeo no solo consiguió la luz verde para las negociaciones exploratorias sino también para ser reelegido como líder del SPD.

Unas negociaciones que amenazan con golpear la imagen del SPD

Los socialdemócratas cosecharon en las elecciones del 24 de septiembre su peor resultado desde la Segunda Guerra Mundial con el 20,5% de las papeletas.

Tras este desplome Shulz señaló que estarían en la oposición, pero terminó cediendo ante la presión del presidente germano Frank Walter Steinmeir, que no quiere un nuevo llamado a las urnas. Su revés no ha sentado bien entre la rama más joven de los socialdemócratas. Tanto así que su líder, Kevin Kuehnert advirtió que esta maniobra ha generado “una profunda crisis de confianza”.

Y es que Merkel solo decidió acudir a la formación de Shulz después de que fracasaran sus intentos de formar una coalición con dos partidos minoritarios hace dos semanas.

En los últimos 19 años, el SPD ha estado 15 de ellos en el Gobierno de Alemania, dos de ellas bajo una coalición con Merkel. Desde la próxima semana se espera que ambas formaciones comiencen a negociar sobre las hipotéticas alianzas que han de recibir el visto bueno del SPD a través de un referendo.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24