"Au revoir, Johnny", los franceses se despiden de su rockero

Anuncios

París (AFP)

Un último adiós. Los franceses rinden este sábado un masivo homenaje en la emblemática avenida de los Campos Elíseos de París al rockero Johnny Hallyday, un icono nacional amado por tres generaciones y vencido por un cáncer.

Habría que remontarse a la muerte de Edith Piaf en 1963 para hallar una situación similar a la que vive Francia desde el fallecimiento el miércoles del llamado "Elvis francés", a los 74 años.

Medios de comunicación y redes sociales se hacen eco de la tristeza de millones de fans, que vieron partir a un cantante que hasta hace unos meses seguía actuando y preparaba un nuevo álbum para sumarlo a una discografía que arrancó hace más de medio siglo.

"Gracias, Johnny", reza la Tour Eiffel desde el viernes por la noche.

En los Campos Elíseos, los más entusiastas empezaron a congregarse este sábado a primera hora de la mañana para ver de cerca el cortejo fúnebre que desciende la avenida a partir del mediodía, tras pasar por Marnes-la-Coquette, la localidad donde residía Hallyday, a las afueras de la capital.

Johnny y Laetitia Bernard, de 36 y 34 años, llegaron del norte de Francia con su hija de 11 años. No durmieron en toda la noche.

"Es importante rendirle un último homenaje con todo lo que nos aportó: alegría, felicidad", dijo Johnny, cuyo padre también era un fan del cantante.

Aunque su esposa no se declara una ferviente admiradora, sintió que debía estar presente en este homenaje popular: "Su muerte me entristeció. Lloré. Es Johnny al fin y al cabo".

El cortejo fúnebre avanzará entre la multitud hasta la iglesia de la Madeleine -una de las más célebres de París-, donde se oficiará una ceremonia religiosa.

- Como Victor Hugo -

El presidente francés, Emmanuel Macron, para quien Hallyday fue un "héroe nacional", tomará la palabra, ante familiares y personalidades como el exdirigente y amigo personal del rockero, Nicolas Sarkozy.

Una diputada comparó la desaparición del cantante a la de Victor Hugo en 1885, cuando unos dos millones de personas se despidieron del autor de "Los Miserables" en la célebre avenida.

Pero en esta ocasión habrá motoristas -entre 500 y 700- y rock and roll, además de cerca de 1.500 policías y gendarmes para velar por la seguridad.

"Tiene que ser rock and roll, muy centrado en la música, que haya motos y motoristas que lo acompañen, y que (el cantante) esté cerca de su público y de sus fans", dijo su representante, Sebastien Farran.

Sus músicos ofrecerán un concierto en directo, en el que la voz la pondrán los fans.

- "Johnny, un familiar" -

"Johnny es un miembro de la familia. Nacimos y vivimos siempre con él (...) A veces no estábamos de acuerdo con lo que hacía, pero se lo perdonábamos todo", explica Laurent Lavige, periodista y autor de varias obras sobre el rockero, fallecido debido a un cáncer de pulmón.

Hallyday vendió más de cien millones de ejemplares de sus 50 discos y un buen puñado de sus canciones forman parte de la cultura popular. Pero además, el cantante contaba con una estima incondicional de sus fans, gracias a su carisma y a su cercanía con ellos, patente cada vez que subía al escenario.

Se impuso al paso del tiempo y de las modas, encarnando la imagen de "chico malo" y un ideal de libertad que transmitió de padres a hijos.

- Entierro en el Caribe -

Pero su éxito nunca franqueó la frontera del idioma, puesto que apenas era conocido más allá del mundo francófono.

Su vida personal estuvo marcada por los altibajos y los episodios polémicos. Se casó cinco veces -dos de ellas con la misma mujer- e intentó suicidarse.

En 1998 admitió consumir cocaína y fue criticado cuando se domicilió en Suiza y Los Ángeles alegando que los impuestos en Francia eran demasiado elevados.

El cuerpo de Hallyday será trasladado el domingo a la isla caribeña de San Bartolomé, donde tenía una casa, para ser enterrado el lunes, para lamento de muchos de sus fans.