El acuerdo con Bruselas demuestra que es posible un Brexit ordenado, según May

Anuncios

Londres (AFP)

La primera ministra británica, Theresa May, se congratuló este lunes en el parlamento del acuerdo alcanzado con Bruselas y estimó que demuestra que es posible una salida ordenada de la Unión Europea (UE).

"Vamos a salir (de la UE), pero lo haremos de una manera armónica y ordenada, garantizando una relación nueva y especial con nuestros amigos, al tiempo que recuperamos el control de nuestras fronteras", dijo May en una comparecencia en el parlamento para explicar el acuerdo.

May dijo además que "una nueva sensación de optimismo" rodea al Brexit desde el acuerdo del viernes, pese a que, menos de 48 horas después, dio lugar a la primera polémica con Irlanda.

La primera ministra dijo que hubo "concesiones" de ambos lados, que permitirán que Londres y Bruselas pasen a la segunda fase de las negociaciones de divorcio, la de la futura relación comercial.

Repitiendo una especie de mantra suyo sobre las negociaciones, dijo: "por supuesto, nada está acordado hasta que no se acuerde todo. Pero hay, creo, una nueva sensación de optimismo en las discusiones".

Antes de su discurso en la Cámara de los Comunes, May presidió una reunión del gobierno, dividido entre quienes quieren mantener algún tipo de armonía con la UE en el futuro o cortar por lo sano para tener las manos libres, en cuanto a inmigración y comercio, sobre todo.

Bajo el acuerdo alcanzado el viernes, Londres aceptó pagar una factura de divorcio de entre 40.000 y 45.000 millones de euros (entre 35.000 y 39.000 millones de libras), renunciar a restaurar la frontera con Irlanda y mantener los derechos de los europeos que viven en el Reino Unido.

Sin embargo, el ministro británico del Brexit, David Davis, arrojó este fin de semana dudas sobre la seriedad con la que Londres se toma el acuerdo, concretamente respecto a la parte sobre la frontera con Irlanda, al afirmar que era más "una declaración de intenciones que algo legalmente vinculante".

Davis dijo este lunes que sus palabras se habían "tergiversado" y que, "por supuesto que es legalmente vinculante", aunque al final Londres y Bruselas lleguen a un acuerdo comercial insatisfactorio para los británicos.