Peña Nieto defiende sus reformas ante la OCDE

Anuncios

París (AFP)

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, defendió este lunes ante la OCDE las reformas estructurales implementadas por su gobierno en los últimos cinco años y agradeció el "valioso" acompañamiento del organismo de cooperación internacional en este proceso.

En un discurso de cerca de una hora ante embajadores y directivos de la OCDE en París, Peña Nieto repasó las trece reformas estructurales que ha emprendido desde que llegó al poder en 2012, un "proceso transformador que el país había esperado por varias décadas".

"Era necesario corregir deficiencias institucionales, terminar con monopolios e invertir e infraestructura (...) así como en educación de calidad", dijo Peña Nieto, quien previamente se reunió con el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el también mexicano Ángel Gurría.

Para esos cambios, señaló, fueron necesarias "82 reformas a 51 artículos de la Constitución, 37 nuevas leyes, 110 reformas a la legislación secundaria y expedir 46 nuevos reglamentos.

"Cuando uno ve el resultado se aprecia lo profundo que fue el cambio", sostuvo el mandatario, quien agregó que esta serie de medidas hicieron posible que en 2015 la OCDE reconociera a México como el "mayor reformador" de los últimos 10 años entre los países miembros de la organización.

"Ha sido muy alentador haber tenido un encuentro con directivos de la OCDE que han seguido de cerca las reformas y haber recogido el testimonio que avala que estamos en buen camino".

Gurría por su parte destacó los "cambios significativos" que se han dado en México, aunque el país "tiene aún muchos retos que enfrentar", como la pobreza, la economía informal y las enormes disparidades en educación y salud.

Agregó además que es "fundamental" que México, que celebrará elecciones presidenciales el 1 de julio, "mantenga una continuidad en las reformas".

Además de esta cita en la OCDE, Peña Nieto participa el martes en la cumbre One Planet coorganizada por la ONU y el Banco Mundial y propuesta por el presidente francés Emmanuel Macron tras el anuncio de Donald Trump de retirar a Estados Unidos del acuerdo climático.