Estados Unidos

Sospechoso de intento de atentado en Nueva York, acusado de apoyo al terrorismo

Un miembro del FBI ingresa a la escena del crimen debajo de la Terminal de Autobuses de la Autoridad Portuaria de Nueva York después de un intento de detonación durante la hora pico de la mañana, en la ciudad de Nueva York, Nueva York, EE.UU., el 11 de diciembre de 2017.
Un miembro del FBI ingresa a la escena del crimen debajo de la Terminal de Autobuses de la Autoridad Portuaria de Nueva York después de un intento de detonación durante la hora pico de la mañana, en la ciudad de Nueva York, Nueva York, EE.UU., el 11 de diciembre de 2017. Reuters

Akayed Ullah, el hombre de 27 años que habría intentando hacer explotar un artefacto en la principal estación de autobuses de Nueva York enfrenta tres delitos.

Anuncios

Un día después de que Akayed Ullah intentara presuntamente intentar hacer explotar un artefacto casero en la terminal de autobuses de la Autoridad del Puerto cerca a la Times Square, la Policía de Nueva York anunció este 12 de diciembre los cargos a los que se vería enfrentado.

El hombre, que activó todas las alarmas contra el terrorismo en Nueva York, es acusado de “posesión ilegal de armas”, “apoyar un acto terrorista” y “amenaza terrorista”.

Según las autoridades, Akayed Ullah no tenía ninguna relación directa con el grupo Estado Islámico, pero sí se inspiró en la propaganda que publica en sus redes.

La bomba que usó fue completamente artesanal, de “amateur” según la policía, muestra de su inexperiencia. El material explosivo no se detonó por completo y estaba unido a él con Velcro. La explosión le quemó el cuerpo y las manos.

Quién es Akayed Ullah, el principal sospecho del intento de atentado en Nueva York

Visto de fuera Akayed Ullah parecía una persona completamente normal. Originario del sur de Bangladesh, precisamente de la región de Chittagong, había pasado gran parte de su vida en la capital de su país, Daca. Había recibido educación y no tenía ningún antecedente penal en Bangladesh.

Inmigró legalmente a Estados Unidos en 2011, con poco más de 20 años, gracias a una visa familiar: algunos parientes suyos ya se encontraban legalmente en el país. Durante su estancia en Estados Unidos, vivía en Brooklyn, un área residencial de Nueva York, con su madre, su hermana y dos hermanos.

A los 25 años, contrajo matrimonio con una mujer bangladeshí, quien siguió viviendo en su país de origen. Hace 6 meses habían tenido un hijo. El pasado septiembre los visitó en Bangladesh.

Akayed había trabajado como chofer de limusinas y era titular de una Tarjeta Verde (visado de residencia permanente) en Estados Unidos. Nunca tuvo problemas con la justicia, pero todo cambió el 11 de diciembre, día en que al parecer intentó inmolarse en la principal terminal de buses de Nueva York.

Los vecinos de Akayed tenían una visión neutra de él y su familia

“No puedo decir nada bueno ni malo de ellos. Nunca supe de ningún problema con ellos. No he visto los policías cerca de su casa. No he visto problemas ni nada por el estilo. Hubo una pelea el otro día en la casa. Mi inquilino dijo que también había discutido hace unas semanas, pero aparte de eso nadie sabe nunca nada de ellos. Solo se los veía entrar y salir de su hogar”, declaró Alan Butrico, propietario de la vivienda colindante.

Según sus vecinos, el día anterior al ataque escucharon muchos gritos provenientes de su casa, pero se desconoce la causa.

El abogado de la familia, Albert Fox Cahn, comunicó que la familia del sospechoso lamentó lo ocurrido.

Sin embargo, sus parientes se muestran indignados por el trato de las autoridades: “Sacaron a un adolescente de clases y lo interrogaron sin sus padres”. También se quejaron de la forma en que los investigadores trataron a un niño de 4 años.

La familia no se ha pronunciado sobre la reacción de la Casa Blanca, que vinculó el ataque con la política migratoria de Estados Unidos, que permitió a Ullah entrar al país.

Con Reuters y AP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24