Israel rinde homenaje a un líder espiritual del judaísmo muerto a los 104 años

Anuncios

Jerusalén (AFP)

Miles de israelíes asistieron este martes a los funerales del rabino Aaron Yehuda Leib Shteinman, autoridad espiritual para los judíos ultraortodoxos en Israel y en todo el mundo, que falleció a los 104 años de edad.

El sucesor de Shteinman podría ser el rabino Gershon Edelstein, de 94 años.

La muerte de Aaron Yehuda Leib Shteinman, que había sido hospitalizado hacía tres semanas debido a problemas respiratorios, dejó desolados a sus seguidores, que se congregaron -vestidos de negro y ataviados con sus tradicionales sombreros- en torno a su modesta morada de la ciudad israelí de Bnei Brack.

Hombres y mujeres le rindieron homenaje por separado, en conformidad con la estricta interpretación de la ley judía.

La policía estimó que cientos de miles de personas participaron en el funeral, en el que centenares de policías abrieron camino para que pasara la ambulancia con los restos del rabino.

"Esta es nuestra forma de expresar respeto hacia la generación de los grandes rabinos", dijo uno de los presentes, que se identificó como Haim.

El primer ministro Benjamin Netanyahu declaró en un comunicado que el "pueblo judío ha perdido a un referente moral y religioso (...) que enseñó a generaciones de estudiantes a llevar con orgullo la llama de la Torá".

El presidente israelí, Reuven Rivlin, también se sumó al homenaje por la muerte del rabino, al decir que "guió a innumerables judíos durante todas sus vidas".

- Referencia espiritual de ultraortodoxos -

De origen askenazí, el rabino Shteinman se convirtió tras la muerte del rabino Ovadia Yosef, en 2013, en la principal referencia espiritual de los judíos ultraortodoxos, tanto askenazis como sefardíes.

Nacido en 1913 en el imperio ruso, Shteiman abandonó Polonia, donde había hecho sus estudios rabínicos, para instalarse en Suiza en 1937, de donde emigró hacia Palestina, bajo mandato británico, en 1945.

Shteiman enseñó en las escuelas talmúdicas más prestigiosas, en especial en Bnei Brak, su residencia en la ultraortodoxa periferia de Tel Aviv.

En los años 1980 formó parte del comité de rabinos que dirige el partido Degel Hatorah (La Bandera de la Torá), fue integrante de la formación Judaísmo Unificado de la Torá, cuyos seis diputados forman parte del gobierno de derecha del primer ministro Benjamin Netanyahu.

El rabino viajó con frecuencia y solía dar conferencias en Nueva York, México, Berlín, Odesa, Manchester y París, hasta fechas recientes, pese a su avanzada edad.

Los ultraortodoxos representan el 10% de la población israelí. Con su participación en el ejecutivo de Netanyahu, los partidos ultraortodoxos son determinantes en muchos aspectos de la vida política del país.

Los seminaristas y estudiantes ultraortodoxos se oponen al servicio militar obligatorio, pese a una decisión de principios de septiembre del Tribunal Supremo, según la cual ellos también deben cumplir con el servicio militar como hace el resto de ciudadanos.

Esta oposición se debe a diversas razones. Los más radicales creen que el Estado de Israel no debería existir antes de la llegada del Mesías.

Otro alegan que los seminarios de estudios religiosos de los ultraortodoxos son tan importantes para Israel como el servicio militar o que los seminaristas podrían verse en el ejército confrontados a comportamientos o palabras irrespetuosas o incompatibles con la religión.