Izquierdista e inédita alianza enfrentarán al oficialismo mexicano

Anuncios

México (AFP)

Los principales contendientes para la elección presidencial de 2018 de México quedaron definidos con un veterano izquierdista que contendrá por tercera ocasión, una inédita alianza entre el exgobernante PAN y el PRD y un político sin militancia del oficialisra PRI.

El tablero quedó completado este martes con la presentación de la precandidatura de Andrés Manuel López Obrador, quien renunció a la dirigencia de su partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena, izquierda).

El fin de semana, Ricardo Anaya, del conservador Acción Nacional (PAN), que gobernó por dos periodos de 2000 a 2012, se presentó como aspirante de la alianza Por México al Frente con el Partido de la Revolución Democrática (PRD) y el minoritario Movimiento Ciudadano, alianza de derecha e izquierda que por primera vez se experimentará en la presidencial tras probado éxito en elecciones locales.

El exhegemónico Partido Revolucionario Institucional (PRI), que gobernó México siete décadas, lucha por mantenerse en la presidencia pese a los escándalos de corrupción que lo envuelven apostando por José Antonio Meade, el exministro de Hacienda sin militancia política.

López Obrador, de 64 años, ya fue candidato por el PRD en 2006 y 2012 y desde 2014, cuando formó Morena, hizo evidentes sus aspiraciones presidenciales y ha encabezado todas las encuestas anticipadas para la elección del 1 de julio.

Pero en la consulta más reciente, ya con los tres mayores precandidatos definidos, la firma muestra un cerrado arranque en las intensiones de voto: López Obrador 23%, Anaya 20% y José Antonio Meade (PRI) obtuvo 19,4%.

"Son grandes y graves los problemas nacionales y tendremos mucho que hacer para lograr el renacimiento de México", dijo este martes López Obrador al registrarse como precandidato de Morena.

Aunque la precampaña inicia oficialmente el jueves, el debate mediático empieza toma con López Obrador tachando de "pirruris" (forma despectiva de llamar a los ricos) a Meade y Anaya.

- Alianza ayuda a López Obrador -

Por lo pronto, la alianza Por México al frente, oficializada el viernes, "favorece a López Obrador" porque no le convendría tener como principal contrincante a José Antonio Mead, del PRI, dijo a la AFP José Antonio Crespo, investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

La inédita alianza en una elección presidencial entre PAN y PRD podría darle un giro al poder político, en el pasado ambos partidos han competido juntos en comicios intermedios con resultados favorables.

"Si ese frente logra hacerse competitivo pues se le complican las cosas al PRI y a López Obrador se le facilita la contienda porque su peor escenario sería competir solamente con Meade en una final", añadió Crespo autor del libro "2018: ¿AMLO presidente?".

- "El niño maravilla" -

La alianza Por México al frente podría tener serias posibilidades por sí misma.

"Para muchos quienes no quieren que permanezca el PRI en el poder, pero tampoco que gane López Obrador, se abre la alianza como opción real", añadió el también columnista político.

Anaya, conocido como "El niño maravilla" cuando se volvió el presidente nacional del PAN en 2015, se dedicó los últimos dos años a trazar alianzas estratégicas, aunque también enemigos.

Algunos panistas consideraron que Anaya "secuestró" al partido al aliarse con el PRD y hacerse de la candidatura sin un proceso abierto.

Uno de sus detractores es el expresidente Felipe Calderón, esposo de Margarita Zavala, quien aspiraba a ser la abanderada del PAN, pero terminó renunciando para presentarse como independiente.

Con casi un año al frente del PAN, "logró muy buenos resultados en las elecciones de 2016 ganando seis gobernaturas", comentó el columnista Ricardo Raphael en el diario El Universal.

- Competidores avezados -

Para lograr la alianza sin precedentes, tuvo a su favor además el débil momento que atraviesa el PRD.

"El PRD caía en picada en sus preferencias, producto del surgimiento de Morena y solo el acuerdo con el PAN podía frenar un destino fatal", añadió Raphael.

Ricardo Anaya "es un jugador de ajedrez que sabe adelantarse varias jugadas en el tiempo. Sin embargo, en la siguiente ronda se enfrentará a otros que son igual o mejor avezados que él", advirtió Raphael.

José Antonio Meade, de 48 años, no es militante del PRI, pero el mismo día que renunció a la titularidad de la secretaría de Hacienda y anunció su intención de convertirse en el abanderado de esa formación, recibió un espaldarazo de las llamadas bases del priistas, las organizaciones campesinas y sindicales.

A Meade no se le conocen escándalos de corrupción, por lo que según analistas se le puede percibir como un funcionario competente y con potencial de atraer el voto de los militantes del PAN inconformes con la alianza con el PRD. Ha dirigido cuatro carteras, la mayoría del rubro económico, sin provocar mayores cambios en el panorama económico.