La ausencia del serbio Seselj en juicio ante el MTPI, nueva humillación

Anuncios

La Haya (AFP)

El juicio en apelación al ultranacionalista serbio Vojislav Seselj, absuelto en primera instancia del cargo por crímenes de guerra para sorpresa general, se abre este miércoles, destacando su ausencia.

Una nueva afrenta a la justicia internacional, que llama a la reconciliación en una región todavía fracturada.

La acusación intentará anular el sobreseimiento para este hombre, convertido en diputado y quien se niega a dejar Belgrado para asistir a su propio proceso.

La sentencia del juicio de Seselj deberá ser pronunciada en el primer semestre de 2018.

Su proceso en apelación es uno de los primeros casos ante el Mecanismo para los Tribunales Penales Internacionales (MTPI), competente para retomar cualquier causa del Tribunal Penal Internacional para la exYugoslavia (TPIY).

Ésta será la primera audiencia en el tribunal con sede en La Haya desde el suicidio, a finales de noviembre, de otro acusado, Slobodan Praljak.

Este croata de Bosnia ingirió cianuro tras recibir la confirmación de su condena a veinte años de prisión por crímenes de guerra, en la última sentencia dictada por el TPIY antes de de cerrar sus puertas.

Más de 2.000 personas asistieron el lunes en Zagreb a una ceremonia en memoria de este criminal de guerra, símbolo del rechazo a la justicia internacional que manifiesta parte de la población de la región.

"Nadie puede ser comparado al gran hombre que fuera Slobodan", declaró Miroslav Tudjman, hijo del difunto Franjo Tudjman, primer presidente de Croacia independiente, calificando el veredicto de este juicio como la "degradación de la justicia internacional (...) Una parodia, un teatro del absurdo".

Una semana antes del suicidio de Praljak, el exjefe militar de los serbios de Bosnia, Ratko Mladic, abandonó la sala gritando a los jueces que mentían al pronunciar su sentencia a cadena perpetua que, anunció, va a apelar.