El primer mes de violencia en Birmania dejó 6.700 rohinyás muertos, según MSF

Anuncios

Rangún (AFP)

Al menos 6.700 musulmanes rohinyás murieron en el primer mes desde que comenzó a finales de agosto la represión del ejército birmano contra los rebeldes en un estado del oeste del país, estimó este jueves la organización Médicos Sin Fronteras (MSF).

"Al menos 6.700 rohinyás, según las estimaciones más conservadoras, han muerto, incluyendo 730 niños de menos de cinco años", dijo la organización, que recolectó los datos a partir de los refugiados en Bangladés.

"El número de fallecimientos está subestimado", precisó el doctor Wong de MSF, que interrogó a más de 11.000 refugiados en Bangladés.

Más de 640.000 musulmanes rohinyás se refugiaron en Bangladés desde fines de agosto para huir de la represión, calificada de "limpieza étnica" por la ONU.

Hasta ahora, las Fuerzas Armadas birmanas daban cuenta por su lado de la muerte de unos 400 "terroristas" responsables de haber desencadenado la violencia a fines de agosto.

El estudio de MSF concierne exclusivamente el primer mes de violencia, pero el éxodo rohinyá continúa y las personas que huyen "dicen haber sufrido violencias en las últimas semanas", indicó la organización humanitaria.

"Hemos escuchado a personas contar que familias enteras murieron encerradas en sus viviendas incendiadas por los militares", afirmó Wong.

El estudio de MSF establece que 69% de las víctimas fueron asesinadas por bala, 9% quemadas vivas y 5% a golpes.

La campaña de represión del ejército birmano comenzó el 25 de agosto tras el ataque de varios puestos fronterizos por los rebeldes del Ejército de Salvación de los Rohinyás de Arakan (ARSA).