México sube su tasa de interés a 7,25% por presión inflacionaria

Anuncios

México (AFP)

El Banco de México (central) elevó este jueves su tasa de interés de referencia en 0,25 puntos porcentuales a 7,25% ante un repunte en los precios para los consumidores durante noviembre.

"El panorama para la inflación se ha tornado más complejo", dijo la institución en un comunicado tras la primera reunión de política monetaria encabezada por Alejandro Díaz de León, flamante gobernador de la entidad.

El instituto agregó que la inflación, que en noviembre llegó a 6,63%, se ha visto golpeada por una depreciación del peso además de choques en los precios de los energéticos y ciertas frutas y verduras.

Los mexicanos enfrentan precios más altos desde enero de este año ante la liberalización de los precios de los combustibles y la depreciación del peso frente al dólar, que encarece los productos importados o los que tienen componentes de otros países.

Por ello el banco central ha tenido que elevar la tasa de referencia en cinco ocasiones en el año, contando la decisión anunciada este jueves, para evitar un mayor daño a la economía.

Este jueves la institución alertó que al cierre del año se verá un mayor golpe en los precios para los consumidores.

"Considerando el impacto de los choques anteriormente mencionados, así como el efecto del incremento al salario mínimo que entró en vigor en diciembre, en lugar de enero, se anticipa un cierre para la inflación general anual de 2017 mayor a la cifra de noviembre", dijo el instituto.

- Lento camino -

El Banco de México agregó que la inflación se encaminará a su objetivo de 3%+/- un punto porcentual a un ritmo más lento de lo que se había previsto originalmente.

Confió en que no se repetirán los choques que han golpeado a la inflación como el alza en los precios de las gasolinas que se vio en enero de este año y que generó protestas entre la población.

Ante las presiones sobre la inflación, incluso un miembro de la Junta de Gobierno (el órgano que dictamina la política monetaria) propuso elevar la tasa de interés en 50 puntos base.

El banco señaló que entre los principales riesgos para los precios a los consumidores está una depreciación adicional del peso en respuesta a la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) con Estados Unidos y Canadá, el proceso de alza en las tasas de interés de Estados Unidos y las elecciones presidenciales del próximo año.

"Dada la simultaneidad y magnitud de los choques que han venido afectando a la inflación, y los altos niveles que esta ha registrado recientemente, el principal reto que enfrenta la Junta de Gobierno (...) es el de mantener ancladas las expectativas de inflación de mediano y largo plazo y reforzar la tendencia descendiente de la inflación", dijo el documento.

Los especialistas están al tanto de esos riesgos para los precios.

"La inflación comenzará a descender en enero a medida que los efectos de los aumentos de las gasolinas y la caída del peso tras la elección del presidente Donald Trump salen de la comparación anual", dijo en un reporte a sus clientes la firma británica Capital Economics.

Sin embargo, la firma advirtió que si el peso vuelve a caer el próximo año, ya sea por el TLCAN o por las elecciones "no le tomará mucho al banco central volver a actuar".