Crisis Rohingya

Al menos 6.700 rohingyas fueron asesinados entre agosto y septiembre: Médicos Sin Fronteras

Refugiados rohingya forcejean mientras se alinean para una distribución general en el campamento de Balukhali cerca de Cox's Bazar, Bangladesh 11 de diciembre de 2017
Refugiados rohingya forcejean mientras se alinean para una distribución general en el campamento de Balukhali cerca de Cox's Bazar, Bangladesh 11 de diciembre de 2017 Alkis Konstantinidis / Reuters

La ONG Médicos Sin Fronteras reveló que más de 6.000 rohingyas fueron asesinados en el primer mes del recrudecimiento de la violencia en Myanmar en lo que consideran como “limpieza étnica”.

Anuncios

Diversos recuentos realizados por Médicos Sin Fronteras en los campos de refugiados de Cox's Bazar, situados en el suroeste de Bangladesh, indican que al menos 9.000 rohingyas habrían muerto entre finales de agosto y finales de septiembre, un 71,7% de ellos como consecuencia de la violencia.

Estas muertes sería la prueba más clara de la violencia ejercida por las autoridades del país, entre ellas la policía, los militares y las milicias locales de Myanmar, según la ONG. Los ataques se produjeron dentro de las últimas “operaciones de limpieza”, realizadas por las autoridades en respuesta a los ataques del Ejército de Salvación Rohigya de Rakáin.

El informe habla de al menos 6.700 personas de la minoría musulmana rohingya muertas bajo violencia, de las cuales, 730 serían niños menores de cinco años.

Sin embargo, la organización advierte que si la proporción de muertos en la población encuestada se mantiene con el resto de personas que han llegado recientemente a los campos, entre 9.425 y 13.759 rohingyas habrían muerto en el primer mes después del inicio de la violencia, mil de estas personas serían niños de 5 años.

647.000 personas han llegado a los campos de refugiados

El informe revela que un 69% de las muertes se produjeron por impactos de bala, un 9% siendo quemados en sus casas y un 5 % por apaleamiento. En cuanto a los niños menores de 5 años, el 59% de ellos habrían muerto por disparos, el 15% quemados vivos en sus hogares, el 7% apaleados y  un 2% por explosión de minas.

"Lo que encontramos es impactante, tanto en términos de cifras de personas que hablaron de un familiar muerto como resultado de la violencia, como las formas horribles en que relataron que fueron asesinados o gravemente heridos", comenta el director Médico de MSF, Sidney Wong.

Wong también alertó sobre la posibilidad de que las cifras reales de muertos sean mayores, debido a que aún faltan campos de refugiados por consultar y a que no se incluyeron las familias que no pudieron salir de Myanmar.  "Actualmente las personas siguen llegando desde Myamnar a Bangladesh y los que logran cruzar la frontera todavía reportan haber sufrido violencia en semanas recientes", puntualiza Wong.

Hasta el momento 647.000 personas han llegado a los campos de refugiados. Naciones Unidas, por su parte, informa que cada semana siguen llegando miles de rohingyas a Bangladesh.

El estado de Myanmar, no reconoce a los miembros de la comunidad rohingya como ciudadanos. Sin embargo, a pesar de las denuncias hechas a esta nación por parte de organismos de derechos humanos y de las Naciones Unidas,  las autoridades del país asiático niegan estar haciendo una limpieza étnica y responsabilizan a grupos terroristas rohingyas de la violencia hacia esta comunidad.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24