La UE alerta de la dificultad de la negociación sobre la relación con Reino Unido

Anuncios

Bruselas (AFP)

El titular de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, advirtió que la negociación sobre la futura relación con Reino Unido es "mucho más difícil", una nueva fase de discusiones que deben aprobar este viernes los mandatarios europeos.

"La segunda fase es mucho más difícil que la primera", que concluyó hace justo una semana con un acuerdo sobre los términos del divorcio entre Reino Unido y la UE, indicó Juncker, quien aseguró que mantiene su confianza en la primera ministra británica, Theresa May.

Una debilitada May, que perdió el miércoles una votación clave sobre el Brexit en el parlamento británico, pidió en una cena de trabajo el jueves a sus pares de la UE iniciar "lo más pronto posible" la discusión sobre un futuro acuerdo comercial.

Tras constatar este viernes en una reunión sin su par británica los "progresos suficientes" en la negociación sobre el divorcio, los líderes abrirán la puerta a iniciar las discusiones comerciales, si bien no tan rápido como querría May.

La voluntad de los 27 socios de la jefa del gobierno británico es abordar el eventual acuerdo de libre comercio a partir de marzo y centrarse primero, desde enero, en un período de transición de dos años tras la salida de Reino Unido el 29 de marzo de 2019.

La incógnita es qué forma tendrá la futura relación comercial. El negociador de la UE, Michel Barnier, indicó la semana pasada que, vistas las "líneas rojas" de Reino Unido, el modelo por el momento sería el acuerdo de libre comercio en vigor con Canadá (CETA).

"El primer gran paso es que Reino Unido diga muy claramente qué quiere" en la futura relación, dijo el primer ministro maltés, Joseph Muscat, quien precisó que si esto ocurre "en las próximas semanas", la UE podría tener una postura "muy clara para marzo".

Mientras tanto, los negociadores de la UE y de Reino Unido deben también cerrar los flecos de las prioridades del divorcio en negociación: liquidación financiera, derechos de los ciudadanos expatriados y situación de la frontera en la isla de Irlanda.

"Nuestros alumnos de primaria se dan cuenta que hay todavía un problema por resolver", indicó el canciller austríaco, Christian Kern. "Se nos dice que no puede haber una frontera entre Irlanda y la [británica] Irlanda del Norte", ni entre esta última "y Gran Bretaña", pero que "entre Reino Unido y Europa se necesita una".